logo
Hombre con chica en silla de ruedas. | Foto: Shutterstock
Hombre con chica en silla de ruedas. | Foto: Shutterstock

Mamá deja a su hija en silla de ruedas con su padrastro, vuelve años después y no la reconoce - Historia del día

Guadalupe Campos
Nov 21, 2023
12:42 P.M.
Share this pen
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después de que la madre de Michelle la abandonara con su padrastro, la adolescente jura demostrar que no es una carga convirtiéndose en una triunfadora. Tras superar muchos obstáculos, Michelle se encuentra cara a cara con la mujer que la abandonó.

Advertisement

Michelle no se dio cuenta de que algo iba mal hasta que su padrastro, Eugene, se desplomó en el sofá y empezó a llorar. Acababan de llegar a casa y descubrieron una nota de mamá en la mesita. Esa misma nota yacía ahora en el asiento junto a Eugene.

Michelle pasó con su silla de ruedas por el hueco entre el sofá y el sillón. Se inclinó y cogió la nota.

"Michelle, no", quiso detenerla Eugene, intentando coger la nota.

Michelle se apartó de su alcance. Necesitaba saber qué demonios estaba pasando. Sujetó la página con una mano. Le temblaban los dedos al leer las palabras de su madre:

"Ya no puedo más. Sabes que nunca quise tener hijos, pero me esforcé al máximo por cuidar de Michelle. Esa carga me ha quitado los mejores años de mi vida. Pero ahora que tiene dieciséis años, he decidido que es hora de que persiga mi sueño de convertirme en actriz antes de que sea demasiado tarde..."

Michelle no leyó el resto. Arrugó la página en su puño mientras las lágrimas caían por sus mejillas. Una carga... ¿eso era todo lo que era? ¿Un embarazo accidental que sobrecargaba aún más a su madre al necesitar cuidados adicionales? Su mirada se desvió hacia Eugene.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Y qué hay de ti?" preguntó Michelle. "¿Soy una carga para ti también? No es como si fuera tu hija de verdad, así que nadie te culparía si me dejaras tirada en algún sitio como a un perro."

"¡Nunca!" Eugene se acercó corriendo, se arrodilló y rodeó a Michelle con los brazos.

"No entiendo qué ha poseído a tu madre pero te quiero como si fueras mía, Shelly, y nunca te abandonaré".

Michelle devolvió el abrazo de Eugene, pero las palabras de mamá estaban grabadas a fuego en sus pensamientos. No era como si ella hubiera pedido estar así. No era como si le gustara depender de otros para que la ayudaran con el catéter, la fisioterapia o cualquier otra cosa.

Advertisement

Eugene limpió las lágrimas de las mejillas de Michelle con los pulgares. "Mírame, Shelly, y escucha con atención, ¿vale? Esto es... bueno, es una situación horrible e impactante, pero no has hecho nada malo. Será duro, pero seguiremos adelante sin ella, ¿sabes?".

¿Seguir adelante? No. Michelle decidió entonces hacer lo que fuera para demostrar que su madre estaba equivocada. Algún día, cuando tuviera mucho éxito, llamaría a un detective para que encontrara a su madre y pudiera presumir de sus logros en su cara.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Michelle dio lo mejor de sí en la escuela y se graduó como la mejor de su clase. Varias universidades le ofrecieron becas y sus amigos se quedaron impactados cuando eligió estudiar cine.

Advertisement

"¿Estás segura de que esto es lo que realmente quieres? le preguntó Eugene mientras cenaban. "Tienes muchas opciones profesionales y me preocupa que elijas cine por las razones equivocadas".

Michelle frunció los labios. "Quiero ser directora, Eugene. ¿Qué hay de malo en ello?"

"Nada... siempre que no lo hagas por tu madre".

Michelle se encogió de hombros y volvió a centrar su atención en la cena. "Me gusta el cine, ya lo sabes, y realmente quiero dedicarme a la cinematografía. Esa mujer no tiene nada que ver".

Nunca admitiría ante Eugene, ni ante nadie, que a menudo se imaginaba a su madre mirándola conmocionada después de aparecer en una audición para una película que Michelle estaba dirigiendo.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Advertisement

Los demás estudiantes miraron abiertamente a Michelle cuando entró en la sala. Una joven de pelo magenta brillante se inclinó para susurrarle algo a su amiga, y las dos chicas soltaron una risita. Michelle no pensó mucho en ello hasta unos días después.

El profesor le preguntó por la película que habían visto el día anterior. Lila, la chica del pelo magenta, respondió con una perorata ridícula sobre la superioridad de la película física sobre la digital.

"No estoy de acuerdo", dijo Michelle. "Creo que ambas tienen ventajas e inconvenientes. Aunque hay un cierto aspecto y sensación que sólo puedes obtener de la película física, la digital te permite una mayor gama de opciones de edición que podrían ser más adecuadas para el proyecto que estás filmando".

"Sólo si eres vago", espetó Lila. No se esperaba que la nueva chica en silla de ruedas desafiara así su opinión. ¿Cómo se atrevía?

Los ojos de Lila parpadearon de rabia y soltó: "Lo digital nunca podrá superar la autenticidad de una película rodada con película de verdad. No es realista".

Michelle puso los ojos en blanco.

"Bueno, puedes rodar películas mudas en monocromo si quieres, pero todos los demás estamos en el siglo XXI".

Advertisement

Muchos alumnos se rieron de la respuesta de Michelle y empezaron a burlarse de Lila. El instructor interrumpió la discusión e instó a los alumnos a retomar el tema, pero Lila miró con odio a Michelle durante el resto de la clase.

El día no iba a acabar bien para Michelle. Cuando terminaron las clases del día, Lila y sus amigas acorralaron a Michelle en un pasillo vacío.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"No perteneces aquí", gruñó Lila mientras se cernía sobre Michelle. "Y te quiero fuera de mi clase".

"¿Tu clase?" Michelle arqueó las cejas. "Supéralo".

Michelle se dio la vuelta e hizo pasar su silla de ruedas por un hueco entre dos amigas de Lila. Al alejarse, la silla dio un bandazo y se inclinó hacia atrás.

Advertisement

"No tan deprisa". se burló Lila. Agarró con fuerza las empuñaduras de la silla de Michelle y la dirigió hacia un armario.

"¡Suéltame!" Michelle no podía girar con eficacia con las ruedas delanteras levantadas del suelo. "¿Qué demonios crees que estás haciendo?".

"Mostrándote quién manda aquí", respondió Lila. "No he venido a la escuela de cine para escuchar a idiotas como tú".

"¿Estás loca?" Michelle se echó hacia atrás y trató de apartar las manos de Lila de su silla de ruedas. "Sólo porque no estés de acuerdo conmigo, no significa que puedas meterme en un armario".

"¿Ah, no? Tú eres la que tiene un problema aquí", gritó Lila. "Toda mi vida he tenido que escuchar a monstruos como tú despreciando películas realmente buenas porque todo lo que tu débil mente puede comprender es esa mierda que se produce para hacer dinero. De ninguna manera voy a escucharlo también en las clases de cine. No si puedo evitarlo. Y la próxima vez que quieras cortarme, piensa en este momento de aquí".

"No tienes que hacer esto, Lila. Sólo déjame ir".

"No hasta que hayas aprendido la lección". Lila sonrió mientras cerraba la puerta del armario y apagaba la luz.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Un conserje encontró a Michelle media hora después y llamó a la seguridad del campus.

"No creo que debas volver a la universidad hasta que esa chica haya sido expulsada", le dijo Eugene. "Es demasiado peligrosa".

Michelle suspiró.

"No sé qué hacer, Eugene. No entiendo cómo una persona puede ser tan fanática de un tema tan nimio como para hacerle daño a otra".

"Algunas personas son simplemente..." Eugene sacudió la cabeza. "No lo sé. Pero no puedes correr el riesgo de que vuelva a hacerte algo".

"Ya he presentado cargos". Michelle tomó la mano de Eugene entre las suyas. "No dejaré que se salga con la suya. Gracias, Eugene".

Advertisement

Eugene frunció el ceño. "Pero yo no he hecho nada".

"Has estado a mi lado siempre que te he necesitado". Michelle sonrió. "No sabes cuánto te quiero y te aprecio".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Puede que tengamos una dura batalla por delante". Dijo el abogado de Michelle, el Sr. Abubakar, mientras estudiaba los papeles de Michelle. "Esta matona, Lila, procede de una familia adinerada y seguro que comparece ante el tribunal con toda una cuadra de abogados". El Sr. Abubakar levantó la mirada hacia Michelle. "¿Seguro que estás dispuesta?".

Michelle asintió. "Absolutamente".

"Bien. Tiene un caso sólido, pero debo advertirle que nada es seguro. Con suficiente tiempo y recursos, que nuestra oposición definitivamente tiene, incluso el caso más fuerte puede hundirse cuando llega al estrado".

Advertisement

"Lo comprendo. No me asusta una pelea, Sr. Abubakar y haré todo lo que pueda para ayudarle". Michelle se inclinó hacia delante y miró a los ojos de su abogado. "Aunque se salga con la suya, quiero saber que hice todo lo que estaba en mi mano para que la castigaran por acosarme".

El Sr. Abubakar sonrió. "De acuerdo, volvamos a vernos dentro de una semana. Entonces discutiremos nuestra estrategia".

Michelle cruzó el escritorio para estrechar la mano del Sr. Abubakar. "Hasta entonces".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Durante la semana siguiente, Michelle dedicó todo su tiempo libre a investigar procedimientos legales y precedentes de casos de agresión como el suyo. Al principio fue un trabajo lento, porque no entendía la mayor parte de la jerga legal, pero poco a poco se fue familiarizando con los términos.

Advertisement

Cuando volvió al despacho del Sr. Abubakar, llevaba una carpeta con notas y un libro jurídico que había tomado prestado de la biblioteca de la universidad.

"Espero que no le moleste, pero he investigado un poco y he encontrado información interesante que puede ser útil".

Michelle levantó la carpeta de su regazo y se la presentó.

El Sr. Abubakar cogió la carpeta y hojeó la primera página. Su ceño se frunció en señal de concentración al pasar la página.

"Esto es útil". Sonrió a Michelle. "Ya había anotado algunos de estos casos, pero aquí hay otros que también puedo consultar".

"Estupendo". Michelle sonrió. "Me preocupaba un poco que fuera demasiado básico".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Advertisement

El Sr. Abubakar negó con la cabeza. "No, has hecho un buen trabajo aquí, como una paralegal entrenada. ¿Has estado tomando clases de Derecho?".

Michelle negó con la cabeza. "Sólo tengo un don para la investigación".

El Sr. Abubakar empezó a discutir la estrategia que quería utilizar para el caso de Michelle. Mientras buscaba en su escritorio un documento que quería enseñarle, los ojos de Michelle se fijaron en una colección de fotos enmarcadas y notas manuscritas que colgaban de la pared, debajo de los diplomas del Sr. Abubakar.

"Oh Dios mío, es un actor famoso", exclamó Michelle. "¿Lo conoces?"

EL Sr. Abubakar se rio entre dientes. "Todas esas notas de agradecimiento y fotos son de antiguos clientes. Yo era socio junior de un importante bufete de entretenimiento".

"¿Por qué lo dejaste?"

"Satisfacción laboral". El Sr. Abubakar se encogió de hombros. "A mi yo más joven le encantaba la oportunidad de trabajar con todos esos famosos y estudios de cine, pero con el tiempo me di cuenta de que sólo ayudaba a los peces gordos a intimidar a los pequeños para que hicieran tratos que no los beneficiaban". Frunció el ceño. "Ése no es el tipo de persona que quería ser".

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Tal como predijo el Sr. Abubakar, Lila compareció ante el tribunal con un equipo de cuatro abogados y sus ayudantes. Lila sonrió a Michelle mientras se iniciaba el procedimiento, pero el Sr. Abubakar pronto convirtió su sonrisa en un mohín furioso.

A pesar de todos los esfuerzos del abogado de Lila por desestimar el caso, Michelle y el Sr. Abubakar no se rindieron.

Lucharon duro y, finalmente, el jurado tuvo que votar a favor de Michelle. Lila fue condenada a trabajos comunitarios.

"Gracias, Sr. Abubakar. No sabes cuánto significa esto para mí". dijo Michelle al salir del juzgado con su abogado.

El Sr. Abubakar sonrió. "Por eso hago este trabajo, Michelle, para garantizar que los pequeños tengan una oportunidad justa. Es algo que tú también podrías hacer".

Advertisement

Michelle frunció el ceño. "¿Qué quieres decir?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Tienes facilidad para el Derecho. Me di cuenta mientras preparábamos tu caso". El Sr. Abubakar se acercó más. "He oído malas historias sobre los chicos que van a la sección de cine de tu universidad. Tú no perteneces a gente tan cruel, Michelle. Podrías convertirte en una gran abogada y luchar conmigo contra las injusticias de este sistema".

A Michelle le interesó la sugerencia del Sr. Abubakar, pero al final se encogió de hombros. Estaba decidida a convertirse en directora y, aunque nunca lo admitiría, a reencontrarse algún día con su madre.

Michelle regresó a la universidad, pero pronto se dio cuenta de que no sería tan fácil escapar de lo ocurrido entre ella y Lila. Aunque Lila había sido expulsada, sus amigas guardaban un claro rencor a Michelle y estaban decididas a hacerla sufrir.

Advertisement

Varios alumnos se rieron cuando Michelle se cruzó con ellos de camino a clase. No le dio mucha importancia hasta que vio a un segundo grupo de estudiantes que la señalaban abiertamente y se echaban a reír. Entonces, Michelle vio los carteles.

Alguien había photoshopeado su cara en varias fotos de mujeres desnudas y las había colocado por todas las paredes. Con un rotulador rojo habían garabateado insultos viles sobre las imágenes.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Michelle se detuvo en el pasillo que conducía a su primera clase y se quedó mirando las fotos que la rodeaban. Estaban por todas partes. Rompió a llorar y se dio la vuelta, alejándose lo más rápido que pudo.

Michelle llamó al Sr. Abubakar en cuanto llegó a casa. "Tenías razón". Resopló y se secó las lágrimas.

Advertisement

"Los otros estudiantes de mi curso siguen persiguiéndome y ni siquiera a la administración parece importarle".

"¿Quieres volver a enfrentarte a ellos?". preguntó el Sr. Abubakar. "Porque necesitaremos pruebas para atrapar a los que están detrás de esto".

"Sí quiero luchar contra ellos y contra todos los que en este mundo son crueles y acosan a los demás. He decidido convertirme en abogada como usted, señor Abubakar. Alguien que usa su poder para luchar contra la gente malvada de este mundo. Planeo cambiar de carrera mañana, y me gustaría saber si usted sería mi mentor".

"Sería un honor, Michelle."

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Siete años después

Advertisement

Michelle terminó la carrera de Derecho y, siguiendo el consejo del Sr. Abubakar, trabajó en un gran bufete durante dos años.

"Tienes que saber cómo engañan al sistema para poder ganarles", le había dicho, y pronto se dio cuenta de que tenía razón. Cuando ya no pudo soportar las retorcidas prácticas del gran bufete, Michelle se independizó.

Montó su despacho y consiguió buenos ingresos. Llegó a poner un cartel anunciando servicios jurídicos gratuitos para personas necesitadas los viernes. Por desgracia, su salud empeoró durante ese tiempo. Antes no era viable operarla por los riesgos que entrañaba, pero ahora Michelle no tenía otra opción.

Tras tomarse un permiso prolongado para recuperarse de la operación y completar su programa de rehabilitación, Michelle volvió a su oficina. Aparcó la silla de ruedas en un rincón de la habitación y caminó lentamente hasta su escritorio para sentarse en su flamante silla de oficina.

Era raro usar las piernas. Se había sometido a la operación con la única esperanza de sobrevivir y poder seguir haciendo el bien a su comunidad. Algunas personas incluso la habían felicitado después en las redes sociales, como si el hecho de poder caminar la completara. Los bloqueó a todos.

Advertisement

Su primer cliente no tardó en llegar y distrajo a Michelle de su confusión interior. Michelle la miró incrédula cuando la mujer entró en su despacho.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"¿Es cierto que ayudas a la gente gratis si no pueden pagarte?". preguntó Iris, la madre de Michelle. "No tengo trabajo ni dinero".

Michelle juntó las manos en posición de oración ante su cara. ¿Podría ser que su propia madre no la reconociera?

Michelle pensó en su aspecto de adolescente. Llevaba el pelo oscuro corto con un corte juvenil, para que fuera más fácil de cuidar, y siempre llevaba gafas porque era muy corta de vista.

Ahora había sustituido las gafas por lentillas, se había dejado crecer el pelo hasta los hombros y se lo había teñido de rubio. ¿Era eso todo lo que hacía falta para engañar a una madre que llevaba años sin ver a su hija?

Advertisement

"Supongo que me equivoqué". Iris se levantó para marcharse, pero Michelle le hizo un gesto para que esperara.

"No, es efectivamente así. Es que..." Michelle dudó a punto de enfrentarse a la mujer, pero no sabía cómo. Era más fácil centrarse en el trabajo.

"Trabajo pro bono", continuó Michelle. "Por favor, dime por qué necesitas ayuda legal".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Michelle había imaginado a menudo reunirse con su madre cuando era más joven. La mayoría de sus ensoñaciones mostraban a Michelle en una posición de poder, la personificación del éxito. Por otro lado, su madre estaría desolada por la necesidad y se disculparía profusamente ante Michelle mientras le pedía un favor.

Advertisement

La realidad de sus ensoñaciones no era tan satisfactoria como había imaginado. Iris estaba metida en un buen lío. Había chocado contra el lujoso coche de un influyente hombre de negocios mientras conducía ebria, y los abogados del hombre tenían la intención de acusarla.

"Honestamente, no creo que pueda librarte del todo, pero podemos presionar para que te reduzcan la condena, posiblemente incluso con servicios a la comunidad. Necesitaré más detalles, pero antes, ¿puedo ofrecerte algo de beber?".

Michelle tropezó al volver con refrescos para ellas. Iris le agarró rápidamente el codo.

"¿Estás bien?" preguntó Iris.

Michelle asintió y señaló la silla de ruedas que tenía en un rincón. "Todavía me estoy acostumbrando a andar".

Iris asintió distraídamente. Michelle había pensado que esa podría ser la pista que su madre necesitaba para reconocerla, pero no, Iris seguía sin tener ni idea de que su abogada era la hija a la que había abandonado.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Advertisement

Michelle se reunió con Iris varias veces antes de la cita con el tribunal. Cada vez, Michelle se preguntaba si ese sería el día en que su madre la reconocería, pero nunca ocurrió. Curiosamente, esto era precisamente lo que Michelle necesitaba para enterrar sus demonios.

Michelle luchó mucho ante el tribunal y tuvo éxito. El juez rebajó la condena a un año de prisión o una multa. Michelle estaba satisfecha, pero cuando se volvió hacia Iris, la mujer estaba llorando.

"No tengo dinero para pagar la multa", sollozó Iris. "Al final tendré que ir a la cárcel".

Por impulso, Michelle se volvió hacia el juez.

"Si el tribunal lo permite, me gustaría pagar la multa en nombre de mi clienta para que pueda irse a casa inmediatamente".

"¿Por qué harías esto por mí?". Iris rodeó la muñeca de Michelle con la mano.

"¿De verdad no me reconoces en absoluto?". Michelle inclinó la cabeza. "Esto puede refrescarte la memoria".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Michelle metió la mano en su maletín y sacó una nota. Estaba muy arrugada por haber sido leída y arrugada varias veces a lo largo de los años, pero las palabras de Iris seguían siendo claramente legibles.

"Esto no puede ser real". Iris la miró boquiabierta.

"Puedes quedártelo, ya no lo necesito". Michelle empezó a recoger sus cosas. "Siento que no hayas conseguido ser actriz después de todo, pero espero que hayas disfrutado viviendo para ti misma".

"Espera, Michelle. Tenemos que hablar."

"No." Michelle negó con la cabeza. "Ni siquiera me reconociste, tu propia hija. Y sé que no tengo exactamente el mismo aspecto que la niña que abandonaste, ¡pero vamos!".

"Por favor, deja que me explique".

Michelle salió del juzgado y dejó atrás a su madre de una vez por todas. Pagó la multa y volvió a su despacho para ayudar a su siguiente cliente.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Advertisement

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La venganza no conduce a la felicidad. Michelle planeó su vida en torno al encuentro con su madre para poder vengarse de ella, y eso sólo le trajo infelicidad. El éxito y la alegría llegaron a ella cuando se comprometió a ayudar a los demás.
  • Haz las paces con tu pasado. Todo el mundo pasa por periodos de sufrimiento, pero la única forma de seguir adelante es encontrar la manera de olvidar el dolor.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Advertisement

Advertisement

Related posts