logo
Bebés trillizos. | Foto: Getty Images
Bebés trillizos. | Foto: Getty Images

Mujer adopta a niño, a la mañana siguiente halla otros dos niños idénticos en su habitación - Historia del día

Marianne Carolina Guzman Gamboa
Nov 15, 2023
05:30 P.M.
Share this pen
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La alegría de Kristy tras adoptar a un bebé de seis meses se convierte en conmoción cuando al día siguiente encuentra a dos niños idénticos con él en su habitación infantil, junto con una nota siniestra. Estos niños están en grave peligro, pero Kristy hará lo que sea necesario para protegerlos.

Advertisement

Kristy tarareaba mientras caminaba hacia la habitación del bebé. Acababa de calentar un biberón para su hijo de seis meses, Caleb, que acababa de adoptar. Después de años deseando ser madre, su sueño por fin se había hecho realidad. Mudarse a una nueva ciudad le había proporcionado el nuevo comienzo que necesitaba en su vida.

Estaba impaciente por tener a su hijo en brazos y darle de desayunar.

"Bueno, cariño, mamá está aquí...", se interrumpió Kristy mientras miraba la cuna de Caleb. Donde se suponía que había un niño, ¡ahora había tres!

Kristy se frotó los ojos y se fijó en la nota pegada al lado de la cuna.

"Los niños están en peligro. Por favor, cuide de ellos. Tengan cuidado con la gente que tiene tatuajes de tres puntos cruzados".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¿Pero qué...?".

Uno de los bebés soltó un fuerte berrido. Kristy instintivamente metió la mano en la cuna y levantó al niño en sus brazos.

"Ya, ya, Caleb", murmuró. "Tenemos invitados inesperados, eso es todo... espera". Se echó hacia atrás y observó detenidamente al bebé y el body que llevaba. "Tú no eres Caleb".

Kirsty examinó a los bebés. Reconoció el body que le había comprado a Caleb, pero por lo demás, los tres niños eran idénticos. Era imposible que estos niños se parecieran tanto, a menos que fueran trillizos idénticos.

El bebé que tenía en brazos volvió a berrear y empezó a agitar los puños. Kirsty le dio el biberón de Caleb, que empezó a beber con impaciencia. Pero ahora Caleb y el bebé que seguía con él en la cuna empezaban a alborotarse.

Kristy volvió a la cocina para preparar más biberones. Su mente estaba acelerada por este sorprendente descubrimiento y por la nota que decía que Caleb y sus hermanos estaban en peligro, pero una cosa estaba clara: estos bebés necesitaban su ayuda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Una vez que los tres bebés fueron alimentados y cambiados, Kristy llamó a la policía. Una agente no tardó en llegar a su casa y Kristy le mostró la nota que había encontrado en la cuna.

"Hay una secta religiosa local que utiliza este símbolo", respondió la policía. "Pero son muy reservados. No causan problemas a nadie y lo único que realmente sabemos de ellos es que su pertenencia está restringida a un par de familias diferentes".

Le devolvió la nota a Kristy. "¿Mencionó la agencia que su hijo tuviera hermanos cuando lo adoptaron?".

Kristy negó con la cabeza. "Lo entregaron usando una caja para bebés; es todo lo que sé".

La policía asintió pensativa. "Bueno, no ha habido ninguna denuncia de niños desaparecidos... lo único que podemos hacer es contactar con los Servicios Sociales. ¿Puedes cuidarlos mientras tanto?".

"Por supuesto", respondió Kristy. "¿Pero qué hay de la persona que los dejó aquí?".

La policía se encogió de hombros. "La madre entregó a un bebé... quizá esta era su forma de entregar también a los demás".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

La policía se marchó poco después, dejando a Kristy con más preguntas que respuestas. Llamó a los hospitales de la zona, pero ninguno informó de partos de trillizos en los últimos seis meses.

Aquella noche se fue a la cama con el corazón encogido por el misterio de Caleb y sus hermanos. No tardó mucho en dormirse cuando la despertó un fuerte estruendo seguido del llanto de uno de los bebés.

Kristy corrió a la habitación de los niños justo a tiempo para ver una figura de hombros anchos vestida con ropas oscuras que salía por la ventana con los bebés en brazos.

"¡Devuélvemelos!", rugió Kristy mientras corría por la habitación.

El hombre cayó al suelo justo cuando Kristy lo agarró. Sus dedos se deslizaron por la tela de su ropa y no encontraron nada. Con el corazón en la garganta, salió por la ventana tras el hombre. Corría hacia la calle.

Kristy se lanzó tras el hombre. Estaba decidida a atraparlo y lo haría pedazos con sus propias manos para recuperar a esos bebés. Al doblar la esquina de la casa, lo vio saltar a una furgoneta.

Un bramido animal salió de la garganta de Kristy mientras la furgoneta se alejaba a toda velocidad. Corrió tras ella calle abajo, pero lo único que pudo hacer fue verla desaparecer en la noche con Caleb y sus hermanos.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Tienen que traerlos de vuelta!", exigió Kristy entre lágrimas mientras los policías examinaban la habitación de los bebés.

Era casi medianoche, pero la policía había llegado a los pocos minutos de que ella llamara al 911 para denunciar el secuestro.

"Vamos a hacer todo lo posible para localizar a las personas que se llevaron a estos niños, señora". La tranquilizó el más alto de los dos policías.

A Kristy le parecieron promesas vacías. Ella apartó la mirada de él cuando el segundo policía se agachó para mirar debajo de la cuna. Se le levantó la camisa y Kristy vio algo en la parte baja de la espalda que le produjo escalofríos.

Advertisement

El hombre tenía un tatuaje de tres puntos dispuestos en triángulo. Una cruz cruzaba cada punto. Debía de ser el tatuaje sobre el que le había advertido la nota, el símbolo utilizado por aquella secta. Oh, Dios... al menos uno de esos policías estaba relacionado con la gente que ella sospechaba que se había llevado a los bebés.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Kristy temía lo que pudiera pasar si el policía se daba cuenta de que ella sabía que él formaba parte del grupo que probablemente se había llevado a los trillizos. Sin embargo, no podía dejar escapar esta oportunidad de encontrar respuestas. Cuando el policía tatuado terminó de buscar pruebas y se marchó, Kristy lo siguió.

En lugar de regresar a la comisaría, el policía condujo hasta una modesta casa suburbana y estacionó su patrulla en el garaje. A Kristy le pareció extraño, pero no le dio importancia. Ella estacionó en la acera y se acercó sigilosamente a la casa del policía.

Advertisement

El policía era más o menos de la misma estatura y complexión que el hombre que había secuestrado a los trillizos, y Kristy esperaba encontrarlos aquí. Se mantuvo agachada mientras se acercaba a la ventana más cercana. Cuando se levantó para mirar dentro, las cortinas se abrieron de golpe.

Kristy se agachó y se pegó a la pared. La luz de la ventana se derramó sobre el césped. Apenas se atrevía a respirar mientras observaba la tenue sombra del policía desplazarse por la hierba. Parecía estar buscando algo.

Un momento después, las cortinas se cerraron y escuchó débilmente sus pasos alejándose de la ventana. Kristy se sintió aliviada. Se puso en cuclillas y se asomó al interior. No había ni rastro de cuna ni de sonido de bebés en esa habitación, así que se dirigió a la siguiente ventana.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Kristy rodeó la casa y no encontró nada. Volvió al auto y se dejó caer en el asiento del conductor. Estaba muy segura de que el policía la llevaría hasta los trillizos o incluso le daría una pista sobre dónde encontrarlos, pero ahora... se llevó las manos al pelo. No tenía idea de lo que debía hacer a continuación.

Un movimiento en la casa del policía llamó la atención de Kristy. Levantó la vista y lo vio salir del garaje en otro auto. Supuso que había vuelto a casa para pasar la noche.

"¿Adónde te diriges a esta hora?", se preguntó Kristy. No podía estar respondiendo a una llamada ya que había tomado su vehículo personal.

Kristy arrancó su auto y siguió al policía por la carretera. Las calles estaban tranquilas a esa hora y se volvían más tranquilas a medida que el policía se alejaba de la ciudad. Le preocupaba que pudiera estar abandonando la ciudad hasta que giró por una carretera que llevaba a las granjas y pequeñas explotaciones que rodeaban la ciudad.

Aquí no había farolas, pero de algunas propiedades emanaba suficiente luz para que Kristy mantuviera su pequeño y económico utilitario alejado de los peores baches mientras perseguía al turbio policía. Pronto se acercaron a un complejo rodeado por un alto muro de ladrillos.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El policía sospechoso se detuvo en una garita y, minutos después, fue admitido en el recinto. Kristy pasó despacio por delante de las puertas de acero y malla, observando las luces en lo alto de los muros. Por lo que podía ver, no había guardias junto al hombre de la garita ni cámaras vigilando los muros.

Kristy se detuvo junto a un bosquecillo de árboles y apagó el motor. Salió a una noche fría en la que se oía el piar de los insectos.

Necesitaba comprobar este lugar por si los niños estaban aquí, pero eso significaba que tenía que acercarse. Uno de los árboles crecía cerca de la valla. Kristy lo examinó y empezó a trepar.

Después de unos minutos, Kristy se dejó caer en los espesos arbustos contra la pared dentro de la propiedad. Se sacudió el polvo y se dirigió hacia las luces de la casa que divisó entre los árboles.

Advertisement

Todos los árboles estaban plantados en hileras con un camino claro entre ellos. Parecía que estaba en un huerto, pero no tuvo mucho tiempo para preguntárselo, ya que sus pensamientos fueron interrumpidos por los ladridos de un perro.

Kristy se quedó helada. Los ladridos eran cada vez más fuertes, más cercanos, y vio el haz de luz de una linterna parpadeando entre los árboles. Estaba pensando en trepar al árbol más cercano cuando sonó la voz de un hombre:

"Ve, Rex. ¡Busca!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Kristy corrió. Las pisadas del perro golpeaban la tierra detrás de ella. Su pesada respiración y sus excitados gemidos resonaban entre los árboles. Ladró con fuerza justo detrás de ella. Kristy se giró justo cuando el perro la abordó.

Advertisement

El aire salió de sus pulmones con un fuerte silbido al caer al suelo. Cayó de espaldas y escuchó los dientes del perro cerrarse justo delante de su cara.

Estaba demasiado oscuro para ver más que la vaga forma del bulto del perro que se cernía sobre ella, pero su aliento caliente le abanicó la cara. Olía a rancio y a carne. Levantó la mano para taparse la boca, pero se detuvo cuando el perro le gruñó.

"Así que había algo aquí fuera, o más bien alguien", dijo un hombre. "Buen chico, Rex. Siéntate".

Una linterna brilló en sus ojos cuando el perro se retiró, cegando momentáneamente a Kristy. Entrecerró los ojos y parpadeó rápidamente en dirección a los pasos que se acercaban.

"¿Qué haces entrando ilegalmente en esta tierra?", ladró el hombre.

"Yo... me perdí", dijo Kristy. "Todo esto es un gran error".

"¡Mentirosa! Nuestro líder decidirá qué hacer contigo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

El guardia agarró a Kristy del brazo y la llevó hasta la casa que había visto entre los árboles. Resultó ser una mansión enorme. La marca con los puntos cruzados estaba cosida en banderolas montadas a ambos lados de las grandes puertas principales.

El hombre la condujo por el lateral de la casa hasta la entrada del sótano. Había otro guardia cerca. Se quedó mirando a Kristy mientras se acercaban.

"¿Quién es?", preguntó el guardia que estaba fuera del sótano.

"Una forastera que encontré en el huerto".

El guardia del sótano hizo una mueca y se apresuró a abrir la pesada cadena que rodeaba las manijas de las puertas del sótano.

"Métela rápido. Cuanto menos contacto tengamos con ella, mejor".

"¿Qué se supone que significa eso?", espetó Kristy.

Los guardias ignoraron su pregunta. El segundo hombre abrió de un tirón la puerta del sótano y el primero la empujó al sótano. Kristy bajó las escaleras y tropezó. Se cayó y gritó mientras se raspaba las manos con el suelo áspero.

"¿Hola?", llamó alguien suavemente desde la oscuridad. "¿Quién está ahí?".

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Una tenue luz superior se encendió, iluminando el rostro de una mujer de la edad de Kristy con un cálido resplandor anaranjado. Kristy se acercó a ella mientras se presentaba.

"Soy Alice". La mujer estudió a Kristy. "Eres una forastera... espera. Eres esa Kristy, ¿verdad? La mujer que ha estado cuidando a mi bebé".

"¿Tu bebé?", las rodillas de Kristy cedieron y se sentó con fuerza al lado de Alice. "¿Eres la madre biológica de Caleb? Pero, ¿cómo sabes quién soy?".

Alice agachó la cabeza. "La niñera, María. Ella es la que salvó a mis bebés después de... es una historia muy larga, y no sé hasta qué punto lo entenderá una forastera como tú".

Advertisement

"Pruébame", respondió Kristy. "Y empieza por decirme por qué todo el mundo me llama forastera".

"Es porque no eres uno de nosotros, el pueblo elegido. Si lo fueras entenderías por qué mis trillizos están en peligro", sollozó Alice. "Son la trinidad del mal de la que nos advirtió nuestro profeta hace muchas generaciones; tres hermanos que nos condenarán a todos".

Kristy apretó los labios. Esta historia sonaba un poco descabellada hasta el momento, pero lo realmente impactante aún estaba por llegar.

"Por eso tenemos el símbolo de los tres puntos tachados", continuó Alice. "Para recordarnos que debemos estar alerta ante los niños profetizados y... para simbolizar nuestra salvación al matarlos".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¿Qué?", se abalanzó Kristy sobre Alice. "Estás hablando de tus bebés".

"¡Lo sé!", gimió Alice. "Y créeme, nunca haría nada para hacerles daño. Ni siquiera mi padre quería hacerles daño, ¡y él es nuestro líder! Él fue quien le dio mi tercer hijo a María y le dijo que se lo llevara. Ni siquiera sabía que había dado a luz a trillizos hasta que ella me lo contó todo. El parto fue tan difícil que me desmayé".

Kristy negó con la cabeza. "Pero si todo eso es cierto, entonces ¿por qué esta María me trajo a los otros dos niños, y por qué tu 'pueblo elegido' los secuestró?".

"El fuego", dijo Alice, agachando la cabeza.

"Tres meses después de dar a luz, un terrible incendio arrasó nuestros campos y se extendió a los graneros y al almacén. Todas nuestras cosechas quedaron destruidas y nuestro ganado murió. Papá pensó que era una señal, que la destrucción profetizada estaba empezando porque perdonó a mis hijos".

"Oh, qué montón de... ¡Son sólo bebés! Preciosos e inocentes bebés".

"Lo sé. He hecho mucho examen de conciencia desde que me encerraron aquí", dijo Alice, mirando a Kristy a los ojos. "Sé en mi corazón que mis bebés no son malvados. Y si no son malvados, no sé qué significa eso para todo lo demás en lo que me educaron. Estoy muy confundida, pero sé una cosa: tengo que impedir que mi padre mate a mis bebés".

Advertisement

"Bueno, estoy contigo en eso, pero ¿cómo salimos de aquí?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Las dos mujeres caminaron juntas por el sótano. Alice le mostró a Kristy la puerta que conducía al interior de la casa, donde se entregaban las comidas, pero por lo demás, no había mucho allí abajo. Kristy se frotó la frente mientras trataba de pensar en un plan.

"Cuidado donde pisas", dijo Alice, señalando un trozo de cristal roto. "Aquí abajo hay todo tipo de chatarra".

Kristy levantó el trozo de cristal con los dedos. "Alice, creo que acabo de tener una idea, pero no es muy buena. Una de nosotras tendrá que salir herida para que funcione".

"Entonces que sea yo", dijo Alice, poniendo una mano en su brazo. "Creo que eres más fuerte que yo, Kristy, y si algo sale mal... bueno, tienes más posibilidades de salir de aquí con mis niños".

Advertisement

"Las dos saldremos de aquí". Kristy miró fijamente a Alice. "No te dejaré atrás ni a ti ni a ninguno de los bebés, ¿entendido? Ahora, ¿sabes cuándo será la próxima vez que traigan comida?".

Alice frunció el ceño. "La verdad es que no... Llevo aquí abajo un buen rato y he perdido bastante la noción del tiempo. Lo siento".

"No es culpa tuya, Alice. De todas formas no es muy importante. Volvamos a sentarnos y te diré lo que estaba pensando".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Kristy apenas se atrevía a respirar mientras se agazapaba en la oscuridad agarrando una piedra que ella y Alice habían arrancado de la sección más antigua de las paredes del sótano. Finalmente, oyó el sonido que había estado esperando: pasos en el pasillo más allá de la puerta interior.

Advertisement

Una luz brillante brilló a través de los barrotes de la puerta, iluminando a Alice y las manchas de sangre impregnadas en la falda de su vestido blanco. Estaba tendida en el suelo, justo enfrente de la puerta.

Un hombre maldijo al otro lado de la puerta. Sonó un ruido metálico, la llave giró en la cerradura y el hombre se apresuró a entrar. Cuando se inclinó sobre Alice, Kristy saltó de su escondite y lo golpeó en la cabeza.

Cayó al suelo inmediatamente. Alice, que se había hecho la dormida, se incorporó y le tomó el pulso mientras Kristy se deshacía de la piedra.

"Está inconsciente", declaró Alice. Arrancó una tira de la camisa del hombre y la utilizó para vendar la herida de su muslo.

"Toma sus llaves y guíanos", dijo Kristy, extendiendo la mano para ayudar a Alice a levantarse. "Tenemos que salir de aquí rápido".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Alice y Kristy subieron sigilosamente las escaleras que llevaban del sótano al vestíbulo. Rápidamente se escondieron entre las sombras de la escalera principal cuando las voces llegaron hasta ellas desde arriba.

"...reúnanse junto al granero", dijo un hombre de voz ronca. "Allí mataremos a la tríada maligna al amanecer. Ofreciéndolos a Dios en el lugar que su maldición destruyó, garantizaremos la seguridad del pueblo elegido durante muchas generaciones".

Alice gimoteó. Kristy rodeó a la otra mujer con el brazo y le puso un dedo en los labios.

"Se los diré", respondió la mujer. "Y líder, espero que sepas que ninguno de nosotros piensa mal de ti porque la tríada del mal haya resultado ser tus nietos. Nuestro Dios nos pone a prueba de formas que no siempre podemos entender, pero tú has demostrado tu fe al elegir destruir este mal".

"No hay nada más que pudiera hacer", respondió el hombre.

El par había llegado al pie de la escalera. Alice se estremeció en los brazos de Kristy mientras escuchaban al par cruzar el vestíbulo y salir de la casa.

"¿Cómo puede hablar así de sus nietos?", sollozó Alice.

Advertisement

"Quítate eso de la cabeza por ahora, Alice", respondió Kristy. "Sólo tenemos hasta el amanecer para encontrar a los bebés y salir de aquí. ¿Sabes dónde podrían tenerlos?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Alice asintió y condujo a Kristy escaleras arriba. Caminaron de puntillas por un largo pasillo hasta llegar a una habitación justo al final. Los trillizos estaban profundamente dormidos en tres cunas idénticas. Alice y Kristy corrieron hacia ellas.

"Mis dulces angelitos". Las lágrimas corrían por las mejillas de Alice mientras miraba a sus hijos.

Kristy identificó a Caleb y lo levantó en brazos. Gorgoteó suavemente mientras ella lo abrazaba. Luego levantó a su hermano de la cuna contigua.

Advertisement

"Vámonos", instó Kristy mientras Alice levantaba al último niño en brazos.

Alice asintió, pero mientras cojeaba hacia la puerta era evidente que la herida en la pierna y su estado de debilidad por haber estado prisionera la estaban cansando rápidamente.

"¿Cuál es la ruta más rápida al garaje?", preguntó Kristy.

"Volvemos por donde vinimos y luego...".

La puerta de la habitación de los bebés se abrió. Una silueta llenó la entrada mientras las dos mujeres eran iluminadas por la luz del pasillo. Kristy abrazó a Caleb y a su hermano mientras retrocedía, con el corazón latiéndole con fuerza. Estaban atrapadas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¡María, gracias a Dios que eres tú!", suspiró Alice.

Kristy miró fijamente a la mujer en la puerta. Esta mujer debía ser la niñera que Alice había mencionado antes.

María miró de Alice a Kristy y luego se hizo a un lado. No dijo una palabra mientras se alejaba por el pasillo. Alice cojeó y Kristy la siguió.

María caminó rápidamente. Se detuvo al llegar a la escalera principal y les indicó a Alice y Kristy que podían irse. Las dos le dieron las gracias a la niñera y se apresuraron a subir las escaleras.

Alice condujo a Kristy al garaje. Había varios autos estacionados allí, pero Kristy se dirigió a una enorme camioneta estacionada en el otro extremo del garaje. El vehículo estaba abierto y las llaves en el contacto. El motor arrancó con un potente ronroneo.

Kristy pisó el acelerador en cuanto la puerta del garaje terminó de abrirse. La grava salpicó a sus espaldas mientras bajaba a toda velocidad por el camino de entrada. Al cabo de unos minutos, las grandes puertas de entrada al complejo se alzaban ante ellas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Las puertas se abrieron de golpe cuando la camioneta chocó contra ellas. La verja de un lado no tardó en retroceder; el metal chocó contra el metal y algo pesado se estrelló contra el parabrisas. Kristy recibió una lluvia de trozos de cristal al girar la camioneta. Alice gritó y los bebés empezaron a llorar.

"¿Estás bien?", gritó Kristy por encima del hombro mientras se dirigía a la ciudad.

"Sacudida, pero bien", respondió Alice. "¿Qué hacemos ahora? Pronto empezarán a perseguirnos".

"Nos dirigimos a la comisaría más cercana", contestó Kristy. "No estoy muy familiarizada con esta zona. ¿Conoces el camino?".

"Yo sí, pero nunca lo lograremos. Mira".

Alice señaló el indicador de combustible, donde se había encendido una luz de advertencia. "Casi no tenemos gasolina".

Kristy maldijo. "¿Qué hacemos? Es demasiado peligroso volver por mi auto. Nos atraparán".

"No, no nos atraparán", dijo Alice. "Detente. Sé lo que tenemos que hacer".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"Tienes que tomar a mis bebés y salir de aquí", dijo Alice. Tenía una chaqueta que había encontrado en la parte trasera del camión y la usó para hacer un fular portabebés para que Kristy pudiera llevar a los tres niños con seguridad.

"¿Pero qué hay de ti?", preguntó Kristy mientras sostenía a los bebés cerca de ella.

"Voy a llevarlos lejos de ti mientras tenga gasolina en esta camioneta". Alice la miró con determinación y señaló a través de los campos de maíz que crecían junto a la carretera. "Tienes que despegar. Cruza este campo y encontrarás un molino de viento, gira allí a la derecha y sigue hasta que veas un granero grande y verde".

"Verás una vieja casa en ruinas en una colina; dirígete hacia ella. Llegarás a la carretera en una hora".

"Volveré por ti, Alice". Kristy se inclinó torpemente para tocar a Alice con el codo. "Y traeré conmigo a todo un ejército de policías".

Alice sonrió tristemente y se inclinó para besar a cada uno de los trillizos. "Sólo prométeme que cuidaras de mis hijos, es todo lo que pido".

Antes de que Kristy pudiera responder, Alice subió a la camioneta y se marchó. Kristy rezó en silencio por la valiente mujer y se puso en marcha a través de los campos.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El amanecer empezaba a teñir el cielo de rojo y malva cuando Kristy llegó a la carretera. Sentía los muslos de plomo y los trillizos habían llorado desde que pasó por delante del granero verde. Necesitaban que los cambiara, pero no había nada que Kristy pudiera hacer al respecto ahora.

Arrastró los pies por el borde de la carretera y casi empezó a llorar de alivio cuando vio un auto. Kristy dejó a uno de los niños en el suelo y le hizo señas con la mano. El auto se detuvo junto a ella.

"Por favor, ayúdeme", suplicó Kristy al conductor. "Tengo que llegar rápido a una comisaría".

"De acuerdo, señorita", respondió el hombre al volante.

Advertisement

"Suba atrás y la llevaré a la comisaría que está en el valle".

"¡Muchas gracias!". Kristy subió a la parte trasera del sedán y se dejó caer en el asiento.

"¡Ya casi estamos libres de este infierno!", pensó mientras acomodaba a los bebés a su alrededor. Miró hacia delante cuando el conductor se dio la vuelta y sintió que el pánico le apretaba el corazón en un puño helado.

Justo detrás de la oreja, el hombre tenía un tatuaje de tres puntos cruzados.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Kristy estaba sentada en la cárcel del sótano de los elegidos con los brazos alrededor de las piernas y la cara apretada contra las rodillas. Había querido luchar cuando se dio cuenta de que aquel hombre era uno de los "elegidos", pero no había mucho que pudiera hacer mientras tenía en brazos a tres bebés a los que no quería arriesgarse a hacer daño.

Advertisement

Pero su decisión la atormentaba. Ahora le parecía que habría sido mejor arriesgarse a tener unos cuantos moratones y rasguños mientras luchaba por la libertad que dejar que los locos que querían matarlos le arrancaran a los niños de los brazos.

"¿Qué he hecho?", susurró Kristy. Alice había confiado en ella para proteger a los trillizos; en cambio, los había condenado.

Kristy levantó la cabeza cuando escuchó un ruido al otro lado de la puerta. No se rendiría todavía. Ya había escapado de este lugar y podía hacerlo de nuevo.

La puerta se abrió de golpe y Kristy se lanzó al ataque. Saltó hacia la figura que estaba en la puerta y sólo en el último momento se dio cuenta de que era una mujer con uniforme de policía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Después de un día entero de entrevistas y declaraciones en la comisaría, Kristy, Alice y los trillizos se reunieron. Kristy insistió en que Alice y los bebés volvieran a casa con ella.

Una vez acomodados los niños en la habitación de bebés, Kristy llevó a Alice al sofá y la instó a que le contara todo lo que le había sucedido después de separarse en la carretera.

"La policía dijo que habías denunciado lo ocurrido", dijo Kristy, "pero no me dieron los detalles".

Alice sonrió tímidamente. "Bueno, tenía tres autos detrás de mí cuando la camioneta se quedó sin gasolina. Me bajé y corrí por un campo de maíz hasta el granero que vi en la colina. Los elegidos me acorralaron allí".

"Y entonces me salvaron. El granjero debió oír el alboroto porque él y sus hijos salieron con armas y ahuyentaron a los elegidos. Me dejaron llamar a la policía desde su casa".

Kristy se inclinó y abrazó a Alice con fuerza. "Nos has salvado la vida. Cuando pienso en lo mal que podría haber salido todo esto...".

"No lo hagas", Alice la miró a los ojos. "Ahora estamos todos a salvo, y eso es lo más importante. No sé adónde iré a partir de ahora...".

Advertisement

"A ninguna parte", dijo Kristy, llevando sus manos a los hombros de Alice.

"Quiero que tú y los niños vivan aquí conmigo. Por favor, di que te quedarás, Alice".

Alice sonrió. "¿Cómo podría negarme?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

En México el Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono ofrece atención a través del 0155 5259-8121. En Estados Unidos, puede llamar a la Red Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454. En España, llame al Teléfono contra el Suicidio a través del 911 385 385. Otras líneas internacionales de ayuda al suicida pueden encontrarse en befrienders.org.

Advertisement

Advertisement

info

amoDays.com does not support or promote any kind of violence, self-harm, or abusive behavior. We raise awareness about these issues to help potential victims seek professional counseling and prevent anyone from getting hurt. amoDays.com speaks out against the above mentioned and amoDays.com advocates for a healthy discussion about the instances of violence, abuse, sexual misconduct, animal cruelty, abuse etc. that benefits the victims. We also encourage everyone to report any crime incident they witness as soon as possible.

Related posts