logo
Una casa vieja. | Foto: Shutterstock
Una casa vieja. | Foto: Shutterstock

Mujer compra casa vieja por precio sospechosamente bajo y luego nota que los vecinos le temen - Historia del día

Marianne Carolina Guzman Gamboa
Nov 21, 2023
12:46 P.M.
Share this pen
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El nuevo comienzo de Keisha en una nueva ciudad se convierte en horror cuando descubre que su casa está encantada. La madre soltera no cree en fantasmas, pero no puede negar lo que ve cuando cae la noche.

Advertisement

Keisha aún no podía creer su buena suerte. Se quedó mirando los preciosos adornos de pan de jengibre que decoraban el porche envolvente y los empinados hastiales de su recién adquirida casa. Era una casa un poco destartalada, llena de trastos de sus anteriores ocupantes, pero estaba en buen estado y era toda suya.

"Vaya, mamá, este lugar es como una casa de cuento de hadas", exclamó Ava, la hija de Keisha.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Me alegro de que pienses así, cariño. ¿Por qué no se adelantan tú y tu hermano para echarle un vistazo?", dijo Keisha palmeando palmeó el hombro de la niña, y la envió hacia la casa. El pequeño Carter no tardó en seguir a su hermana mayor.

Keisha sonrió al ver a sus hijos salir corriendo. Habían pasado por muchas cosas el año pasado, y esta nueva casa en una nueva ciudad sería un nuevo comienzo. Cuando Keisha se volvió para ver a los de la mudanza, se dio cuenta de que sus vecinos vigilaban por encima del seto bajo que bordeaba la propiedad.

Advertisement

"¡Buenos días!", dijo Keisha sonriendo, y saludó a la joven pareja, pero su plan de entablar amistad con los vecinos se desvaneció rápidamente cuando la pareja se subió a toda prisa a su coche y se alejó sin mirarla.

"Supongo que la gente de por aquí no es demasiado amistosa", suspiró Keisha.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Keisha y los niños pasaron horas desempaquetando, moviendo muebles y llevando fotos antiguas y otros trastos al sótano. Era un trabajo agotador y pronto se morían de hambre. Decidieron visitar su nueva ciudad y comer algo.

Keisha aparcó el coche delante de una tienda de antigüedades de la calle principal. Mientras caminaba por la calle en busca de un lugar para comer y comprar alimentos, Carter tiró de su manga.

Advertisement

"Mamá, ¿por qué todo el mundo nos mira de forma extraña?".

Keisha frunció el ceño. Estaba a punto de decirle a su hijo que se estaba imaginando cosas, pero entonces ella también se dio cuenta. La gente que se cruzaba con ellos en la acera lanzaba una mirada temerosa a la pequeña familia antes de desviarse a su alrededor. Susurraban detrás de las manos.

"No lo sé, cariño", respondió Keisha. "Quizá no llega mucha gente nueva a la ciudad".

Carter hizo una mueca y se llevó una mano al estómago. Un poderoso gruñido emanó de su vientre. Keisha miró a su alrededor y vio una cafetería cerca. Condujo a sus hijos hacia allí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Las miradas extrañas y los cuchicheos se intensificaron cuando Keisha y sus hijos entraron en la cafetería. Empezaba a inquietar a Keisha. Miró a la gente sentada en las mesas, pero todos apartaban la mirada cuando ella intentaba mirarlos.

En lugar de eso, Keisha estudió las imágenes históricas de los monumentos locales que decoraban las paredes. Cuando miró a la mesa en la que esperaban Carter y Ava, éstos le hicieron muecas divertidas, haciéndola sonreír.

"¡Hola!", saludó el camarero a Keisha con una cálida sonrisa. "Ustedes deben ser los nuevos de la ciudad. Soy Sam. Encantado de conocerlos".

"Así que hay gente amable en este pueblo", dijo Keisha, devolviendo la sonrisa del hombre mientras pedía pasteles de embudo para ella y los niños. "Empezaba a pensar que aquí todo el mundo odiaba a los recién llegados o algo así".

"No es así en absoluto". La cara de Sam se volvió seria y miró a su alrededor antes de inclinarse sobre el mostrador. "Viven en esa vieja casa victoriana azul de Park, ¿verdad?".

"Sí", respondió Keisha. "¿Qué pasa con ella?".

"Esa casa está embrujada", susurró Sam.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Embrujada?", dijo Keisha, apretando la mandíbula para no reírse en la cara del hombre.

Sam asintió solemnemente.

"No cualquier vieja casa embrujada tampoco. El viejo Jefferson, que era el dueño, era médium. Solía celebrar todas esas sesiones y se dice que abrió un nexo espiritual en esa casa. Nadie ha podido quedarse en esa casa desde que murió".

"¿En serio?", Keisha no podía creer lo que estaba escuchando.

"Algunos incluso dicen que está maldita. La nieta de Jefferson tuvo que vender el lugar debido a las deudas y todos los que han vivido allí desde entonces se han quejado de luces parpadeantes, cosas moviéndose y voces extrañas que los llamaban. Algunos incluso se volvieron locos".

Advertisement

"¿Y qué, la gente cree que yo seré la próxima en volverme loca?", preguntó Keisha. "¿Por eso están siendo tan groseros conmigo?".

"No", dijo una anciana con una cicatriz irregular en la barbilla que salió de la cocina y miró a Keisha por encima del mostrador. "Sabemos que quedaste maldita desde el momento en que entraste en esa casa. Ahora lárgate. Las maldiciones no son bienvenidas en nuestro café", dijo la mujer señalando la puerta. "No queremos que traigas el mal a nuestra tienda".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Mamá, basta". El camarero se volvió para mirar a la mujer con el ceño fruncido. "Es una señora agradable...".

"¡Silencio!", la mujer lanzó una mirada penetrante al camarero. "Haz su pedido y deja de hablarle. No sabes qué clase de malos espíritus ha traído aquí con ella; mejor sacarla lo antes posible".

Advertisement

"Tiene que ser una broma. Esto es una broma, ¿verdad?", Keisha miró de la señora mayor al camarero, pero ninguno la miró a los ojos. "No pueden negarme el servicio por una vieja historia de fantasmas".

La mujer mayor hizo un gesto raro con los dedos, tomó los pasteles de embudo de Keisha de Sam y los dejó apresuradamente sobre el mostrador.

"¡Váyanse!", dijo la señora. "Salgan de mi tienda y no vuelvan".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Keisha no creía en maldiciones, fantasmas u otras tonterías sobrenaturales. Estaba segura de que había una explicación perfectamente razonable cuando la despertó a medianoche el sonido de pasos pesados en el pasillo.

Advertisement

Keisha saltó de la cama y tomó su accesorio de madre soltera más importante: el bate de béisbol que tenía en el armario. La luz parpadeante del pasillo proyectaba sombras extrañas sobre el suelo y la dejaba en la más absoluta oscuridad mientras se dirigía de puntillas hacia la puerta de su dormitorio.

Entre destellos de oscuridad, Keisha vio que el pasillo estaba vacío. Ladeó la cabeza y oyó algo que le produjo escalofríos.

"Keisha...".

Keisha levantó su bate de béisbol y giró para mirar hacia la oscuridad de su dormitorio. Parecía que la voz provenía de detrás de ella, pero no había nadie.

Un crujido llegó desde el piso de abajo, seguido del crujido de una tabla del suelo. A Keisha se le aceleró el corazón. Se apresuró a cruzar el pasillo y se deslizó hasta el dormitorio que sus hijos compartían temporalmente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"Mamá, ¿tú también has oído esos ruidos?", gimoteó Carter.

"Ya te lo dije, Carter, es sólo porque la casa es vieja, ¿verdad mamá?", dijo Ava.

A pesar de las tranquilas palabras de la niña, Keisha vio el miedo en los ojos de su hija. Antes de que pudiera responder, la puerta de la habitación se abrió de golpe. Carter y Ava chillaron. Keisha se giró para enfrentarse al intruso que había entrado en su casa con el bate levantado, pero lo que vio allí era mucho más aterrador que un ladrón.

Un humo espeso se enroscaba en el suelo, avanzando hacia la habitación. Traía consigo un frío glacial. En el aire frío se oía una voz apagada, palabras en un idioma que Keisha no podía identificar y que se fundían en un cántico.

Se oyeron pasos al final del pasillo. El humo había llegado a los pies de Keisha y le rodeaba los tobillos. Las luces parpadeaban como relámpagos que danzan entre las nubes.

"¡Fuera!", Keisha giró y tomó a sus hijos en brazos. Los sacó por la ventana hacia el tejado inclinado que cubría el porche.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Keisha se agachó en la acera con sus hijos en brazos mientras la policía registraba su casa. Había hecho todo lo posible por mantener un rostro valiente ante Ava y Carter, pero su corazón seguía acelerado y sentía que iba a echarse a llorar en cualquier momento.

"¿Y está segura de que vio humo, señora?", le preguntó uno de los policías a Keisha.

"Por enésima vez, sí. Había un humo espeso que se extendía por el suelo".

Un segundo policía bajó corriendo los escalones hasta la puerta de Keisha. Keisha corrió a su encuentro.

"¿Ha encontrado a alguien en mi casa?".

El agente la miró con el ceño fruncido. "No hay nadie en su casa, señora, no hay señales de que hayan forzado la entrada ni indicios de humo. Soy muy consciente de que esta casa tiene fama de estar embrujada, pero quiero dejarle claro que la policía no atenderá más llamadas de falsa alarma a esta dirección".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¿Falsa alarma?", Keisha negó con la cabeza. "Había un hombre en mi casa, oficial. Lo oí caminar y vi el humo con mis propios ojos".

"Señora, lo hemos comprobado todo y no hemos encontrado nada extraño, así que no podemos ayudarla. No podemos arrestar fantasmas". El oficial entrecerró los ojos mirando a Keisha. "La próxima vez que llame a la policía sin motivo, tendremos que multarla".

Keisha se quedó mirando incrédula mientras el policía volvía a su coche y se alejaba. Había oído aquellos pasos y visto el humo. Aquellas cosas eran tan reales como sus temblorosos hijos, que la miraban temerosos.

"¿Es verdad, mamá, hay fantasmas en nuestra casa?", preguntó Ava.

"¿Van a hacernos daño?", preguntó Carter, apretándose más contra Keisha.

"Los fantasmas no son reales", respondió Keisha. Pero al volver la vista a la casa, se preguntó si en su hogar ocurrían más cosas de las que se había dado cuenta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Fantasmas o no, Keisha sabía que no podía quedarse en esa casa con sus hijos. Un hogar debe ser un lugar seguro, y ella se negaba a criar a sus hijos en un entorno en el que estuvieran constantemente en vilo.

Pasaron el resto de la noche en una pensión cerca de las afueras de la ciudad. Por la mañana, Keisha regresó sola para empaquetar todo lo que ella y los niños necesitarían durante los próximos días mientras pensaba en su siguiente paso.

A Keisha se le erizó la piel y se le erizó el vello de la nuca cuando entró de puntillas en la casa.

Todo parecía tan normal, pero no pudo evitar la sensación de ser observada mientras subía las escaleras. No había señales de carbonización, pero estaba segura de que podía oler el humo en el aire.

Cada pequeño ruido aceleraba el corazón de Keisha mientras metía ropa en bolsas para Carter, Ava y ella misma. Sus pies golpeaban la escalera mientras corría a tomar la ropa del sótano.

Se detuvo en seco cuando vio algo negro tirado cerca de una esquina de la habitación. Un olor extraño le llegó a la nariz cuando se agachó para examinarlo, algo parecido a la canela o el clavo. Era un guante. Keisha lo levantó con manos temblorosas. El guante era demasiado grande para sus manos. La policía se equivocaba; ¡había alguien en su casa!

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Keisha se quedó mirando la oscuridad que se aferraba a las paredes del amplio espacio abierto. Tomó una linterna de una estantería cercana y dirigió el haz de luz hacia el rincón donde había encontrado el guante.

Allí no había nada. El haz de luz de la linterna iluminó las paredes de ladrillo desnudo y un conjunto de estanterías de madera cubiertas de telarañas. No había ventanas ni puertas exteriores, pero una de las telarañas soplaba con la brisa.

Keisha se acercó a los estantes. De pie ante ellos, sintió una pequeña ráfaga de aire que le soplaba en la cara. Pero aquello no tenía sentido. Keisha volvió arriba a por un plumero y limpió el estante y las polvorientas botellas que contenía. No había ninguna abertura detrás, sólo paneles de madera.

Advertisement

Keisha pasó los dedos por el panel hasta encontrar la fina grieta por la que pasaba el aire. Esto no cuadraba, y sólo una explicación tenía sentido.

"Hay un pasadizo secreto aquí detrás", dijo Keisha.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Keisha había pasado gran parte de su infancia leyendo historias de detectives bajo las sábanas cuando debía estar durmiendo. Pensaba en esas historias mientras daba golpecitos en los paneles y pinchaba cualquier parte de los estantes que pareciera fuera de lugar.

Al deslizar los dedos por una sección lisa de madera decorativa, ésta se movió. Un fuerte chasquido resonó a su alrededor y una estrecha sección de la estantería giró hacia ella.

Advertisement

Keisha tiró del estante y se asomó por detrás. Su linterna iluminó un túnel con paredes de ladrillo y suelo de tierra. Se adentró en él y lo siguió.

Después de caminar un rato, Keisha llegó a unos escalones que conducían a la puerta de un sótano. Empujó la puerta y salió a un matorral cubierto de hiedra.

Keisha apagó la linterna y giró en círculo, observando los altos árboles que la rodeaban. Se sentía como si estuviera en medio de un bosque, pero podía distinguir los frontones superiores de su tejado si miraba hacia atrás por donde había venido.

La hiedra estaba tan crecida que Keisha ni siquiera pudo ver la puerta del sótano una vez que volvió a cerrarla. Quienquiera que hubiera utilizado este túnel para entrar en su casa debía de saberlo de antemano.

Keisha se quedó mirando las pisadas que salían de la puerta del sótano hacia el bosque y frunció el ceño.

"Voy a encontrarte, seas quien seas", dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Keisha dejó la ropa de los niños y los dejó viendo una película mientras ella iba a la biblioteca. Tenía la sensación de que la clave para averiguar quién había estado en su casa estaba en su historia.

Se dirigió directamente al mostrador y pidió a la bibliotecaria toda la información que tenían sobre su casa. La mujer frunció los labios y dirigió a Keisha una mirada vagamente temerosa, pero luego la condujo a una sala con un ordenador y estanterías repletas de periódicos encuadernados.

"Esa casa perteneció a la familia Barlow durante generaciones", dijo la bibliotecaria. "Desde que se construyó hasta el día en que Anna la vendió. Murió poco después. Algunos dicen que fue la primera víctima de la maldición".

La bibliotecaria dejó sobre la mesa varios libros llenos de periódicos. "La mayoría de las cosas interesantes están en estos; el obituario del viejo señor Barlow y algunas historias sobre él en el periódico, anuncios de bodas y cosas así".

Keisha se sentó y empezó a hojear los periódicos. Hojeó cientos de historias centradas en la vida de un pequeño pueblo hasta que encontró algo útil.

"Médium psíquico local muere mientras duerme", leyó Keisha en voz alta. "En lugar de una herencia, dejó a su hija un acertijo que conduce a un tesoro escondido".

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La historia se volvía más extraña a medida que Keisha leía. Según el reportero, el señor Barlow heredó una gran fortuna cuando murió su madre, lo que le permitió jubilarse anticipadamente y pasar el resto de su vida trabajando como médium.

El reportero especuló que el resto de esta fortuna era el tesoro que Barlow pretendía que su hija, Anna, encontrara. Anna se había negado a compartir el enigma con el reportero.

"Supongo que nunca encontró el tesoro", murmuró Keisha.

Ojeó el resto de la historia hasta que una foto llamó su atención. En ella, el señor Barlow aparecía delante de la casa con dos niñas a cada lado. El pie de foto decía que la imagen era de la familia Barlow.

Advertisement

"Dos chicas en la familia, ¿pero sólo una hija?".

Keisha entrelazó los dedos bajo la barbilla. "Algo no está bien aquí".

Tras varios minutos mirando la foto, Keisha se dio cuenta de que ya había visto esa imagen antes. Se puso de pie y se paseó por la habitación mientras su mente barajaba las posibilidades. La respiración abandonó su cuerpo en un fuerte jadeo cuando las piezas del misterio encajaron en su sitio.

"Buscan el tesoro", sacó su teléfono, hizo una foto del artículo del periódico y salió corriendo de la biblioteca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Keisha volvió a la vieja casa y la registró de arriba abajo. Pensó en todo lo que sabía mientras cazaba e ideó un plan.

Advertisement

Volvió a entrar en la cafetería que había visitado anteriormente con una sonrisa exultante y pidió café. Sam, el camarero, le echó un vistazo y se fijó en las marcas de polvo y suciedad de su ropa.

"Parece que has tenido un día duro, pero esa sonrisa en tu cara dice otra cosa", comentó.

"¡Oh, he tenido un día estupendo!". Ella se inclinó sobre el mostrador para susurrar: "He encontrado un tesoro en esa vieja casa. Me va a servir para toda la vida".

"¿En serio?", dijo Sam, boquiabierto.

Keisha asintió. "Voy a deshacerme de ese lugar lo antes posible y mudarme a Miami. Ya he llamado al agente inmobiliario".

"Vaya, felicitaciones", dijo Sam, sonriendo. "Lamento que te vayas cuando acabas de mudarte, pero es una gran noticia para ti. Te deseo lo mejor, Keisha".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

Esa noche, Keisha se sentó en la oscuridad. No podía decir si tenía los ojos abiertos o cerrados, estaba tan oscuro, y su imaginación hacía tiempo que había empezado a jugarle malas pasadas. Cada bocanada de aire que respiraba sonaba como un rugido. Cada pequeño crujido de la casa al asentarse retumbaba como los pasos de un gigante.

La oscuridad era fría como una tumba a su alrededor. Los músculos de sus piernas se agitaron mientras luchaba contra el deseo de huir, pero aún no podía irse. Los minutos se convirtieron en una eternidad de espera antes de que un suave ruido de botas sobre la tierra resonara en la distancia.

Al principio, Keisha pensó que se lo había imaginado, pero las pisadas se hicieron más fuertes, más cercanas. Sin duda, alguien bajaba por el túnel secreto.

Las bisagras crujieron al abrirse la puerta secreta disfrazada de estante de madera. Un rayo de luz recorrió la pared y el suelo, acercándose sigilosamente hacia donde esperaba Keisha. Justo cuando estaba a punto de revelarla, la luz se apagó.

Keisha se levantó en silencio. Ella y el intruso volvían a estar envueltos en la oscuridad, pero Keisha tenía ventaja porque el intruso no sabía que ella estaba allí.

Sonrió para sus adentros. Era hora de atrapar al "fantasma" que la había aterrorizado a ella y a sus hijos.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La puerta secreta se cerró con un sólido clic y Keisha hizo su movimiento.

"Ahora", gritó Keisha.

Unas linternas brillantes iluminaron el sótano desde todos los rincones mientras los agentes de policía respondían al grito de Keisha. El intruso chilló sorprendido y levantó los brazos para protegerse los ojos de la luz.

"¡No te muevas!", dijo uno de los policías abalanzándose sobre la persona. Tiró de los brazos de la persona y los esposó. "Queda detenido por allanamiento de morada".

"¡Lo sabía!", dijo Keisha señalando al intruso mientras se acercaba para colocarse frente a él. "Con todas las veces que debes haber pasado por esta casa buscando tesoros, es increíble que nunca quitaras las fotos y los documentos antiguos. ¿Le trajeron malos recuerdos a tu madre, Sam?".

Advertisement

"¿En serio?", dijo Keisha sacando un fajo de papeles doblados y una fotografía del bolsillo de su chaqueta. "En realidad creo que lo sé casi todo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sam frunció el ceño, con la mirada fija en la mano de Keisha. "¿Qué es eso?".

"Cartas, documentos oficiales... todas las pruebas que estos buenos agentes necesitan para meterte entre rejas durante mucho tiempo". Keisha sonrió. Giró la fotografía para que él pudiera ver la imagen de dos mujeres jóvenes juntas, una de las cuales tenía una cicatriz irregular en la barbilla. "Tu madre era una joven hermosa".

Advertisement

Sam negó con la cabeza.

"No he hecho nada malo. Mi familia tiene tanto derecho a esta casa y al tesoro como lo tenía la tía Anna, ¡y mi malcriada prima Julia no tenía derecho a venderla! Esa gente vivía una vida fácil a rebufo del abuelo Johnson, mientras que mi madre tuvo que trabajar duro para conseguir todo lo que obtuvo en la vida".

Keisha agitó los papeles doblados contra su palma abierta. "Me temo que estos documentos sugieren una historia diferente, Sam. Estas cartas dicen que tu madre estaba celosa de su hermanastra".

Sam rió amargamente. "Lo que sea que tengas ahí es tendencioso. Johnson siempre favoreció a su propia hija sobre mamá, su hijastra. Y Anna siempre pensó que era mejor que mamá por eso. Johnson ni siquiera le dio a mamá la oportunidad de descubrir la pista y encontrar el tesoro". Se burló de Keisha. "Anna y Julia tuvieron exactamente lo que se merecían".

"Creo que eso es todo lo que necesitamos, señora". El agente de policía la saludó con la cabeza. "Su truco funcionó, y ahora quiero que me enseñe los efectos especiales que mencionó".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¿Truco?", Sam luchó contra el oficial que lo sujetaba.

Keisha desdobló las páginas que tenía en la mano. "Están en blanco, pero necesitaba que pensaras que había encontrado algo para poder hacerte venir aquí y hablar. Ahora, es el momento de revelar la verdad sobre las habilidades psíquicas de tu abuelo".

Keisha se acercó a la placa de circuitos y la abrió. Luego metió la mano en el interior y levantó un delgado panel insertado en la parte inferior de la placa. Aparecieron una serie de interruptores y un largo tubo con una conexión en forma de embudo salió.

"Estoy bastante segura de que esto no cumple las normas", comentó Keisha mientras accionaba varios interruptores. La luz de la cocina empezó a parpadear de inmediato y el sonido de una puerta al cerrarse resonó por toda la casa.

"Parece que esto utiliza los conductos de ventilación para transportar el sonido por la casa". Keisha levantó el tubo y dijo su nombre en el embudo. La palabra bajó susurrando desde el nivel superior. "Pero esta es la atracción principal".

Keisha accionó varios interruptores colocados en fila a un lado del panel. "No he podido localizar exactamente dónde está la máquina de niebla ni cómo se accede a ella, pero si uno de ustedes, agentes, sube al piso superior, verá el mismo humo que yo vi en mi primera noche aquí".

Advertisement

"Demasiado para los poderes místicos del famoso médium", se burló el policía. Dirigió a Sam hacia las escaleras. "Ahora sólo tenemos que recoger a tu madre".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Espera!", Sam clavó los talones y miró a Keisha. "¿Cómo supiste que era yo?".

Keisha sacó su teléfono y le mostró a Sam la foto que había tomado de la foto que encontró en la biblioteca.

"La misma foto está colgada en tu cafetería; me fijé en ella cuando estuve allí por primera vez. Puede que tu madre no tenga esa cicatriz en esta foto, pero sigue teniendo el mismo aspecto".

"Una vez que la reconocí, todo lo demás encajó", continuó Keisha. "Era obvio que tú y tu madre iban detrás del tesoro, y tú rellenaste todos los espacios en blanco después de que te enseñara esos papeles".

Advertisement

Sam maldijo e insultó a Keisha mientras la policía se lo llevaba, pero ella se limitó a sonreír para sus adentros. Cerró el panel de la placa de circuitos y miró hacia la entrada del pasadizo secreto.

"Este sitio va a ser genial para celebrar fiestas de Halloween", dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La verdad siempre sale a la luz. Por muy bien que se oculte o por muchas mentiras que se digan para encubrirla, la verdad nunca puede permanecer oculta para siempre porque siempre habrá alguien dispuesto a rascar bajo la superficie y descubrir los hechos.
  • Las malas experiencias impulsan las malas acciones. La decisión de Sam de aterrorizar a Keisha surgió de los sentimientos de él y de su madre de haber sido agraviados y despojados de su herencia.

Advertisement

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Advertisement

Advertisement

Related posts