logo
Niño triste tirado en el suelo. | Foto: Shutterstock
Niño triste tirado en el suelo. | Foto: Shutterstock

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

Marianne Carolina Guzman Gamboa
Oct 19, 2023
07:30 A.M.
Share this pen
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Amber, una mamá soltera, está cada vez más preocupada por la repentina pérdida de peso de su hijo Johnny. Ella lo sigue en secreto a la cafetería de su escuela para asegurarse de que está comiendo bien, pero ve a su nuevo maestro agarrando el almuerzo de Johnny. Cuando Amber informa a la directora, Johnny le revela una verdad desgarradora.

Advertisement

La puerta principal se abre con un chirrido y Johnny, de 10 años, entra cargado con su mochila.

"¡Hola, cariño!", dijo Amber, la madre soltera de Johnny, saludándolo con una cálida sonrisa. "...¿qué tal el colegio hoy?".

"¡Bien, mamá! Lo de siempre. Tengo muchos deberes", dijo Johnny mientras tiraba su mochila en el sofá y se apresuraba a su habitación para ponerse su ropa informal.

Amber asintió, pensando que su hijo había tenido otro largo día de colegio, y lo siguió para recoger su uniforme y ponerlo a lavar. Pero al ver a Johnny quitarse la camiseta del colegio, la sonrisa de Amber se transformó rápidamente en una mirada de preocupación mezclada con horror.

"¡Johnny! ¡Has perdido mucho peso!", Amber estaba horrorizada. "Cariño, ven aquí. Déjame ver. Comes bien en casa... ¿cómo es que de repente estás tan delgado?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Advertisement

Johnny se puso un poco nervioso, y sus ojos se lanzaron en busca de respuestas. Amber podía ver esa expresión de preocupación en su rostro, y el miedo se iba apoderando poco a poco de su corazón.

"¿Johnny? ¿Te preocupa algo, cariño?", le preguntó.

Sin embargo, Johnny decidió ocultar sus nervios y fingió que estaba bien. "¡Nada, mamá! Estoy bien", dijo. "No sé por qué estoy perdiendo peso. Pero estoy seguro de que no es nada. Me siento bien... ¡nada de qué preocuparse!".

Amber no terminaba de entender qué le pasaba a su hijo, y sus ojos escudriñaron el rostro de Johnny, esperando que le asegurara que realmente estaba bien. En el fondo, su instinto maternal le decía que algo no estaba bien.

"Johnny, cariño, si hay algo...", Amber se acercó al niño y le puso la mano en la cabeza. "...puedes decírmelo. Me temo que no estás comiendo bien en el colegio... ¿Es así?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

"¡No... no, en absoluto! Yo como en el colegio, mamá", contestó Johnny, queriendo terminar la conversación cuanto antes. Su respuesta sonó un poco precipitada, alimentando las sospechas de Amber.

"¡Bueno, eso espero! Ah, por cierto, ¿te gustó el pollo a la parmesana que preparé hoy para comer?", preguntó ella mientras su corazón daba un vuelco esperando la respuesta de su hijo.

Johnny, que parecía seguirle el juego, respondió con una ligera risita. "¡Estaba delicioso, mamá! Siempre haces el mejor pollo a la parmesana. Apuesto a que ni el chef de un restaurante te supera. Me encantó... ¡hasta mis amigos me dijeron que estaba riquísimo!", dijo.

Las sospechas de Amber se intensificaron. "¿En serio, jovencito?", le espetó mientras agarraba a Johnny por los hombros y lo miraba fijamente. "Hoy no había pollo a la parmesana para comer. Sólo sándwiches de queso y puré de patatas".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Advertisement

Johnny soltó una carcajada vertiginosa, aunque estaba un poco nervioso. "¡Oh, se me olvidaba, mamá!", dijo. "A menudo me pones pollo para comer. Es que me confundí. Por supuesto, ¡me encantaron los sándwiches!".

Al ver la explicación de Johnny, la preocupación de Amber aumentó. Sabía que algo preocupaba a su hijo y que intentaba ocultarle algo.

"Ok, mamá... hoy tengo muchos deberes... ¡tengo que lavarme y ponerme a ello!", Johnny se excusó rápidamente, evitando el contacto visual con su madre.

Amber recogió su uniforme y salió, incapaz de sacudirse las dudas. Sabía que tenía que encontrar la manera de que Johnny se abriera y hablara con ella. Tenía que tener algo que ver con su repentina pérdida de peso.

Pero al ver que Johnny esquivaba sus preguntas, Amber decidió tomar cartas en el asunto y espiar a su hijo para averiguar qué estaba pasando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

La tarde siguiente, Amber condujo hasta el colegio de Johnny y esperó a que los niños se fueran a comer. Asomándose por la ventana de la cafetería, Amber escudriñó la sala ansiosamente, buscando a Johnny.

"Oh, querido... ¿qué pasa? ¿Dónde están sus amigos?", el corazón de Amber se hundió cuando vio a su hijo sentado solo en la mesa.

En circunstancias normales, Amber habría esperado ver a su vivaracho hijo charlando alegremente con sus amigos y compartiendo su almuerzo con ellos. Pero, por alguna razón, Johnny estaba aislado, y a la cariñosa madre le dolió en el alma.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Amber observó con curiosidad que su hijo sacaba la fiambrera.

Advertisement

"¡Dios santo! Supongo que estaba equivocada", murmuró para sus adentros. "¡Johnny sí tiene su almuerzo! No estaba mintiendo".

Justo cuando Amber se dio la vuelta para salir de su escondite y sorprender a Johnny, presenció algo preocupante. El Sr. Miller, el nuevo profesor de educación física de Johnny, se acercó a él y tomó los sándwiches de su fiambrera.

La sola visión sacó de quicio a Amber, que apretó los puños con frustración.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Qué está pasando aquí?", susurró enfadada. "¿Sr. Miller? ¿Qué, no le pagan lo suficiente como para tener su propio almuerzo? ¿Hace esto todos los días? ¿Es por esto que Johnny se ha estado volviendo flaco?".

Advertisement

Incapaz de contener su ira, Amber se dirigió al despacho de la directora para informar de lo que acababa de presenciar.

"¡Me aseguraré de que hoy sea el último día de trabajo del Sr. Miller en esta escuela!".

"¿Señora Franklin?", Amber irrumpió en la oficina de la directora en medio de una reunión importante. "¿Siquiera sabe qué locura está ocurriendo en su escuela?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La directora al principio no lo entendió hasta que Amber le hizo notar el asunto.

"Acabo de verlo con mis propios ojos. El Sr. Miller tomó el almuerzo de mi hijo. Se lo llevó sin más. No sé cuánto tiempo lleva pasando esto...", dijo Amber.

Advertisement

"¡Sra. Stewart, eso es... espantoso! Le pido sinceras disculpas por lo ocurrido. Un momento", el ambiente se volvió tenso cuando la directora llamó inmediatamente a Johnny y al Sr. Miller para una reunión rápida en su despacho.

"Muy bien, Johnny, Sr. Miller... por favor, tomen asiento", señaló la Sra. Franklin. "Hay un asunto que ha llamado mi atención... y necesito una explicación de ambos".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¿Mamá? ¿Qué estás haciendo aquí?", Johnny se quedó estupefacto al ver a su madre en el despacho de la directora.

"Johnny, quiero escucharte a ti primero. Tu madre me dijo que te vio dándole tu almuerzo al Sr. Miller. ¿Puedes decirnos por qué haces eso?", la directora fue directo al grano, presionando a Johnny para que hablara.

Advertisement

Nervioso y dándose cuenta de que lo habían pillado in fraganti, Johnny decidió confesar la verdad.

"¡Yo... quería encontrar a mi madre biológica!", dijo, haciendo que el mundo de Amber se paralizara de forma colosal.

"¿QUÉ?", exclamó ella mientras las lágrimas se agolpaban lentamente en sus ojos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Hace unos meses, mientras limpiaba el ático, descubrí accidentalmente que era adoptado", reveló Johnny más adelante.

"Incluso encontré algunos papeles de adopción en la habitación de mi madre después de eso. Había una carta de una mujer que decía: 'Prometo recuperar a Johnny en cuanto pueda. Pero no puedo hacerlo inmediatamente'. Encontré su dirección en el sobre y descubrí que vivía a unas horas de aquí, en Springfield".

Advertisement

El ser de Amber se hizo añicos al darse cuenta de que Johnny había descubierto la verdad sobre su adopción, algo que ella nunca quiso que supiera hasta que fuera mayor de edad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Ya veo", la señora Franklin miró intensamente a los ojos de Johnny. "Eso debe haber sido mucho que asimilar, Johnny. Pero, ¿por qué el Sr. Miller se llevó tu almuerzo? ¿Cuál es la conexión?".

A Johnny casi se le saltan las lágrimas. "Sólo intentaba ayudarme a perder peso", reveló.

"¿Perder peso? ¿Para qué?", la directora enarcó una ceja.

"Empecé a asistir a un entrenamiento de atletismo para asistir a una competición en la ciudad donde vive mi madre biológica. Todo el mundo sabe que se me dan mal los deportes. Pensé que si adelgazaba un poco sería más fácil clasificarme para la competición y encontrar a mi madre. Tenía que inventarme una razón para ir allí, ¡y ésta era la oportunidad perfecta!", añadió Johnny.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El señor Miller, que había estado con los ojos bajos, dio un respingo en su asiento al oír las verdaderas intenciones de Johnny. "Le juro que no sabía nada de esto, señora Franklin".

"Creía que Johnny sólo quería mejorar su rendimiento atlético. El chico no es un atleta natural. Vino a verme hace unas semanas, diciéndome que necesitaba ayuda para perder peso y unirse al equipo de atletismo de la escuela. Al mirarlo, pensé que tenía un poco de sobrepeso y... ¡sólo intentaba ayudarlo! No sabía que tramaba algo más".

"¡Ridículo! ¿De verdad es usted profesor, Sr. Miller? ¿O tal vez es dietista? Nunca debió aceptar ayudar a Johnny. No sin comprender plenamente sus intenciones, ¡y desde luego no sin consultar a su madre!". La señora Franklin habló en un tono frío y penetrante.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Mientras tanto, la confesión de Johnny había endurecido el corazón de Amber.

"¡Se acabó el entrenamiento deportivo!", se giró hacia Johnny, furiosa. "...y puedes olvidarte de la competición. ¿Lo has entendido?".

"Pero mamá...", Johnny puso mala cara.

"Johnny, dije que no", dijo Amber con severidad. "Sra. Franklin, muchas gracias por abordar el tema. Sé que tomará la decisión correcta con respecto al Sr. Miller. Y señor Miller, espero que esto le sirva de lección de que no podemos asentir sin pensar a todo lo que dicen los niños sin entender sus motivos".

Amber estaba destrozada. Sabía que Johnny no dejaría de exigir conocer a su madre biológica, ahora que había descubierto la verdad. Armada de valor, salió del despacho de la directora y se dirigió a casa.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

En cuanto Johnny llegó a casa aquella tarde, Amber lo condujo a la sala, con expresión severa y el corazón henchido de preocupación.

Respiró hondo y miró a su hijo. "Johnny, tengo que hablarte de lo que ha pasado hoy en el colegio. Te has puesto en peligro al no comerte la comida. ¿Cómo pudiste ocultarle algo tan grave a tu madre?".

A Johnny se le humedecieron los ojos.

"¿Y cómo pudiste ocultarme que no eras mi verdadera madre? Estaba intentando encontrar a mi madre biológica. Necesito saber quién es y por qué me abandonó....".

En este punto, Amber perdió la cabeza y decidió que el arresto domiciliario era la única opción para Johnny. "No más juegos ni amigos después de la escuela, ¿me oyes? Sólo se te permite ir a la escuela... y una vez terminadas las clases, te subes a tu autobús escolar y te vas directo a casa. ¿Está claro?".

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Pero un desconsolado Johnny se negó a ceder. "¡Esto es muy injusto! Merezco saber quién es mi madre...", argumentó.

"Entiendo que tengas curiosidad. Pero lo sabrás todo cuando crezcas, Johnny... te lo prometo", dijo Amber. "Todavía eres pequeño. Y hay ciertas cosas que aún no puedes comprender del todo. Yo sé lo que es mejor para ti... y lo que no. Porque soy tu MADRE".

Johnny seguía llorando, dividido entre su anhelo de encontrar a su madre biológica y las estrictas normas de Amber.

"¿Y si mi madre biológica me quiere de vuelta? ¿Y si me está buscando?", Johnny salió corriendo hacia su habitación, sollozando. "No puedes retenerme mucho tiempo, mamá... Algún día encontraré a mi madre...".

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Amber se quedó destrozada cuando su hijo dijo eso. Una parte de ella la empujaba a ir tras Johnny y explicárselo todo. Pero otra parte la retenía, convenciéndola de que el tiempo lo curaría todo.

A medida que avanzaba la noche, Johnny estaba tumbado en la cama, con la mente llena de pensamientos. Sabía que Amber no volvería a dejarlo salir solo hasta que abandonara la idea de buscar a su madre biológica.

Así que ideó un plan para llegar de algún modo a la ciudad donde vivía su madre biológica.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Advertisement

Pasó una semana y a Amber le pareció que las cosas volvían poco a poco a la normalidad. Pero el lunes siguiente, Amber y Johnny apenas hablaron durante el trayecto a su colegio.

Aunque Amber quería que todo fuera normal, temía que Johnny volviera a sacar el tema de su madre biológica. Así que conducía en silencio mientras Johnny estaba sentado en el asiento trasero, mirando por la ventanilla.

"¡Adiós, cariño! Pórtate bien. No te olvides de comer, ¿vale?", Amber rompió por fin el silencio cuando Johnny salió del auto, arrastrando su mochila.

Johnny asintió, con la mirada gacha. Amber comprendía su desesperación, pero no podía hacer gran cosa, y esperaba que Johnny volviera pronto a la normalidad.

Amber no sabía que en la mente de Johnny se estaba gestando un plan mientras desaparecía tras la puerta del colegio aquella mañana.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Advertisement

El niño estaba secretamente emocionado. El Sr. Miller, que llevaba una semana suspendido, iba a reanudar hoy las clases. A medida que avanzaba el día, Johnny se armó de valor y se acercó a él en la sala de juegos.

"Sr. Miller, quiero ir a la ciudad donde vive mi madre biológica... ¿me llevará allí?", dijo Johnny.

"¿Johnny? No, eso no es posible, campeón. ¿No oíste lo que te dijo tu madre el otro día?", respondió el Sr. Miller, haciendo caso omiso de las súplicas de Johnny.

Pero Johnny estaba decidido a hacer realidad su plan y empezó a acorralar emocionalmente a su profesor de educación física.

"Sr. Miller, si no me ayuda a llegar hasta allí, ¡me escaparé y lo haré yo mismo!", Johnny miró a su profesor, que se quedó estupefacto ante la audacia del chico.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Advertisement

"Ya me escuchó, señor Miller", añadió Johnny. "Ya planifiqué escaparme para encontrar a mi madre biológica, con o sin su ayuda. Lo único que le pido es un poco de ayuda... pero no pasa nada si no está dispuesto a hacerlo. Encontraré la manera por mi cuenta".

El señor Miller pensó un rato y habló tras una larga pausa. "¡Muy bien! ¿Sabes dónde vive exactamente?", preguntó.

"¡Sí! ¡Tengo su dirección!", exclamó Johnny, con el corazón palpitándole de emoción.

"De acuerdo. Entonces espérame en el estacionamiento de la escuela hoy después de clases... traeré mi auto y te llevaré a la ciudad, ¿de acuerdo?", dijo el Sr. Miller mientras a Johnny se le iluminaba la cara.

"¡Gracias, Sr. Miller!", dijo Johnny con una sonrisa sincera. "Estaré listo con mi equipaje, ¿de acuerdo?".

"¿Equipaje?".

"Sí... tengo un juego de ropa de casa escondido en mi casillero... ¡lo traje a la escuela hace unos días!", dijo Johnny mientras se daba la vuelta alegremente y se iba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Advertisement

La idea de conocer por fin a su madre biológica consumía la mente de Johnny mientras marchaba hacia el estacionamiento ese mismo día después del colegio. Pero al llegar, notó que estaba vacío, y su sonrisa se desvaneció.

"¿Por qué tarda tanto el Sr. Miller?", murmuró Johnny. "Dijo que traería su auto... ¿por qué se demora?".

A medida que pasaban los minutos, Johnny se inquietaba. Momentos después, una sensación de alivio lo invadió cuando vio el auto del Sr. Miller estacionando en el estacionamiento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Oye, Johnny! Ven aquí. Sube, amigo". Johnny vio que su profesor le hacía señas con la mano y corrió alegremente en su dirección.

Advertisement

De repente, el niño se quedó inmóvil y su corazón empezó a latir con fuerza cuando vio a su madre, Amber, saliendo del auto del profesor.

Sabía que el señor Miller le habría contado sus planes de huir de casa y temía tener que explicárselo todo. El miedo se apoderó de Johnny por todas partes mientras se acercaba las correas de la mochila y se quedaba quieto.

"¿Te importaría explicarme qué tramabas?". Amber se acercó a Johnny, con la voz teñida de decepción y furia. "Entra en el auto, Johnny".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

El corazón de Johnny se hundió como una piedra mientras miraba al señor Miller. "No esperaba eso de usted, señor Miller", dijo decepcionado. "Me traicionó".

Advertisement

"Lo siento mucho, Johnny", respondió el Sr. Miller con seriedad. "No podía permitirlo... si me hubiera negado a llevarte, habrías huido por tu cuenta. Y podríamos no haberte encontrado. Podrías haberte puesto en peligro haciendo eso. Así que hice lo que era mejor y seguro para ti, Johnny. Tienes que ir a casa con tu madre".

"¿Tienes tu respuesta?", dijo Amber, furiosa con Johnny, mientras abría la puerta del auto. "Ahora entra en el auto".

Frustrado y decepcionado con el Sr. Miller por haber frustrado su plan, Johnny entró en el coche y se sentó tranquilamente en el asiento trasero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Amber notó la ansiedad de su hijo en el espejo retrovisor. El grave silencio de Johnny la atormentaba más porque, en el fondo, sabía que intentaría huir de nuevo. Pero se había propuesto que eso no volviera a ocurrir.

Advertisement

Así que con el paso de los días, Amber no dejó que Johnny saliera solo. Empezó a dejarlo en la escuela e incluso a recogerlo. Nunca lo dejaba jugar fuera por las tardes sin su supervisión. Amber sabía que esto sería duro para Johnny, pero no tenía más remedio que asegurarse de que estuviera siempre bajo su vigilancia.

Todo pareció mejorar con el paso del tiempo. Johnny dejo de hablar de su madre biologica y no expreso su deseo de verla.

Amber llegó a creer el repentino cambio de comportamiento de Johnny y confió en él. Pero todo cambió un sábado por la tarde cuando estaba limpiando el sótano de su casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Cariño, ¿puedes pasarme la fregona de la escalera?", le preguntó Amber a Johnny.

Advertisement

"¡Claro, mamá!", asintió Johnny, y regresó con la fregona instantes después.

Mientras Amber se ocupaba de limpiar el suelo del sótano, escuchó débiles sonidos de pasos que se alejaban de ella. Se dio cuenta de que Johnny iba a alguna parte. Pero antes de que Amber pudiera reaccionar o detenerlo, Johnny tomó rápidamente su teléfono y subió corriendo las escaleras, cerrando de golpe la puerta del sótano, encerrando a Amber en el lugar.

"Johnny, ¿qué estás haciendo? Déjame salir de aquí... ¡por favor abre la puerta!", chilló Amber.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Lo siento, mamá... voy a buscarla", contestó Johnny y corrió a la habitación de Amber.

Advertisement

"Johnny, vuelve. Por favor. No lo hagas. Escapar así es peligroso. Por favor, vuelve".

Pero las súplicas de Amber cayeron en saco roto mientras Johnny robaba dinero de la cartera de Amber y salía corriendo a la calle.

Con fajos de billetes en la mano y la dirección de su madre biológica en el bolsillo, Johnny corrió tan rápido como pudo, sus pasos se desvanecían en la distancia cuando se acercó a un camionero en la gasolinera local unos 20 minutos más tarde.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Disculpe, señor... realmente necesito llegar a la ciudad cercana. Le pagaré 100 dólares si puede llevarme en su camión", Johnny le dijo al desconocido.

El camionero se sorprendió al oír hablar de 100 dólares. "¡Bueno, eso es mucho dinero, chico! ¿Por qué necesitas llegar allí con tanta urgencia? ¿Estás solo?".

Advertisement

Johnny no estaba en condiciones de responder a todas las preguntas del hombre. Así que sacó un billete de cien dólares y se lo enseñó. "Tome... tenga el dinero. No lo estoy engañando. Déjeme en la ciudad... voy allí a buscar a mi madre".

La cara del conductor se torció de sospecha. Pero no pudo resistirse a la oferta y tomó el dinero. "Muy bien, chico... ¡sube!", le hizo un gesto a Johnny y abrió la puerta del camión.

Mientras el camión se alejaba de la gasolinera y avanzaba por la autopista, el corazón de Johnny empezó a latir con fuerza. No podía contener su emoción y estaba deseando conocer por fin a su madre biológica.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Pasaron tres horas, y el cansancio se apoderó de Johnny. Utilizando su mochila como almohada, se acurrucó en el asiento y se quedó dormido.

Advertisement

Cuando el conductor giró bruscamente y pasó por encima de un badén, vio que del bolsillo de Johnny caían fajos de dólares sujetos con una goma elástica que aterrizaban en el asiento. Redujo la velocidad e, instantes después, se detuvo junto a la carretera.

"¡Parece que lleva bastante dinero encima!", pensó, con una sonrisa siniestra brillando en su rostro. "¡Un niño solo con tanto dinero... en mi camión y en una carretera apartada!".

Sin dudarlo un instante, el conductor tomó el dinero y lo escondió en la guantera mientras Johnny dormía profundamente, sin saber que le estaban robando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Ahora debería deshacerme de este niño por el camino...", murmuró el conductor en voz baja mientras pisaba el acelerador y se alejaba a toda velocidad.

Advertisement

Varios minutos después, el camión se detuvo bruscamente y Johnny se despertó sobresaltado, pensando que habían llegado a su destino final.

"¿Estamos en la ciudad?", se frotó los ojos somnolientos y miró al conductor.

"¡No!", se rió el hombre. "Todavía nos queda un largo camino, chico. ¿Tienes hambre?".

"No...", contestó Johnny. "Quiero llegar a la ciudad cuanto antes. ¿Estamos en una gasolinera?".

"¡Sí! Nos estábamos quedando sin combustible. Paramos a repostar el camión".

"Oh... ¿puede esperar un momento? Voy al baño rápido", Johnny se sujetó la barriga y preguntó al conductor.

"¡Claro, amigo! Te espero aquí mismo. Date prisa", dijo el conductor mientras Johnny salía del camión y se dirigía al baño.

Aprovechando la oportunidad, el camionero arrancó el motor e inmediatamente se alejó, dejando a Johnny abandonado en un remolino de polvo y decepción.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Advertisement

"¡Oiga, regrese! No puede dejarme aquí... ¡regrese!", Johnny corrió tras el camión a toda velocidad, gritando con incredulidad.

Pero el camión ya no estaba, y fue entonces cuando Johnny metió la mano en el bolsillo y se dio cuenta de que su dinero también había desaparecido.

Traicionado y abandonado en medio de la nada, el chico regresó a la gasolinera y se sentó en la acera, con lágrimas en los ojos.

"¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo voy a llegar a la ciudad y encontrar a mi madre sin dinero?", se quebró.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Enjugándose las lágrimas, Johnny se dio la vuelta y, al ver la bulliciosa gasolinera, se le ocurrió una idea.

Advertisement

Sabía que los autobuses de largo recorrido paraban en las gasolineras para repostar. Así que decidió aprovechar la oportunidad y colarse en el maletero de cualquier autobús cualquiera que se dirigiera a la ciudad en cuanto parara en la gasolinera.

Desesperado por que su plan funcionara, Johnny esperó a que apareciera el autobús. Pasaron horas y Johnny seguía esperando, sin que el autobús llegara pronto.

Estaba agotado y hambriento. Sin embargo, con la esperanza en alto, Johnny se sentó bajo el sol abrasador, con los ojos fijos en la carretera.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pasó una hora. De repente, Johnny se despertó sobresaltado al sentir un extraño estruendo y oír el claxon de los vehículos que pasaban a su lado.

Advertisement

Cuando abrió los ojos, se dio cuenta de que estaba recostado en el asiento trasero del auto de su madre, Amber, y no tenía idea de cómo había llegado hasta allí.

"¿MAMÁ? ¿Cómo me encontraste? ¿Cómo llegué aquí?", preguntó Johnny, sobresaltado.

Resultó que Amber había logrado romper la puerta del sótano con un hacha y escapar. Luego siguió sus instintos y supo que su hijo tomaría la única ruta que conducía a la ciudad.

Cuando paso por la carretera, encontró a Johnny en la acera y habia llegado a tiempo momentos después de que el se desmayara por el cansancio.

"Mamá... ¿adónde vamos?", preguntó Johnny, nervioso. Pero Amber opto por guardar silencio ya que una guerra emocional estaba estallando en su interior.

Una hora más tarde, llegaron a la puerta de una casa desconocida de la ciudad, y el auto se detuvo bruscamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Advertisement

"¿Dónde estamos?", preguntó Johnny mientras salía del auto y contemplaba la enorme mansión enclavada tras un colorido jardín y un porche arbolado.

"Esta es la casa de tu madre biológica, Johnny", dijo Amber, recogiendo su corazón roto mientras contenía las lágrimas.

"¿Mi madre biológica?", tartamudeó Johnny, con los ojos llenos de lágrimas mientras miraba a Amber.

"Sí, Johnny. No te retendré más. Ya puedes irte", respondió Amber, señalando la casa que tenían delante.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Parecía demasiado bueno para ser verdad. Johnny se sintió desbordado por las emociones cuando se volvió hacia la casa, con una sonrisa de oreja a oreja.

Advertisement

"Tu madre biológica vive detrás de esa puerta, Johnny", dijo Amber, haciendo acopio de todo su valor para que no se le cayeran las lágrimas. "¡Vamos, cariño! No estoy enfadada contigo... te quiero... y siempre estaré a tu lado, pase lo que pase. Si eres más feliz con ella, ¡que así sea!".

Con los ojos rebosantes de lágrimas, Johnny se acercó tembloroso al gran vestíbulo y se quedó quieto. Oteó los exteriores de la casa, y era evidente que allí vivía gente rica, más rica que Amber y él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Acercando la cara a la ventana francesa, Johnny vio a una mujer que construía una casa de muñecas con dos niñas pequeñas en el salón. Un hombre de mediana edad estaba sentado en el sofá, absorto en la lectura de un periódico. Y todo, hasta donde alcanzaban los ojos de Johnny en el interior, pintaba un cuadro de su lujosa vida.

Advertisement

Sus ojos se humedecieron y se giró hacia Amber. "¿Es ella? ¿Es mi madre?".

"¡Sí, es ella, Johnny! ¡Es tu madre, Kimberly!", susurró Amber. Incapaz de contener más las lágrimas, dio un paso atrás y corrió hacia su auto estacionado fuera de la verja.

Mientras tanto, Johnny respiró hondo y, armándose de valor, llamó a la puerta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Momentos después, la puerta se abrió y una mujer vestida con ropas ricas y joyas caras estaba al otro lado, mirando con curiosidad a Johnny.

"¿Señorita Kimberly?", Johnny la miró con ojos grandes y suplicantes.

"Hola... ¡sí! ¿En qué puedo ayudarte?", respondió la mujer, preguntándose quién era Johnny.

Advertisement

Johnny estaba sumido en sus pensamientos, y el tiempo pareció detenerse cuando recordó la carta de su madre biológica que había encontrado en el desván hacía tantos meses.

Las palabras -"Prometo recuperar a Johnny en cuanto pueda" - atormentaban a Johnny mientras pensaba una y otra vez.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Yo... siento mucho molestarla", le dijo a la mujer tras una larga pausa. "Debo haberme equivocado... ¡creía que usted era otra persona! Me equivoqué de dirección".

Inmediatamente se dio la vuelta y salió corriendo por la puerta antes de que la mujer pudiera interrogarlo más. Jadeando, Johnny se acercó al auto de Amber y llamó a la ventanilla.

Advertisement

"¿Jo...Johnny? ¿Estás bien?", dijo Amber bajando del auto, con lágrimas cayendo por sus mejillas.

"Ni siquiera me reconoce, mamá", rompió a llorar Johnny. "Pensé que querría que volviera... pero ahora tiene su propia familia... y se ha olvidado de mí".

Johnny se aferró a Amber y sollozó amargamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Johnny, hay algo que necesito decirte. Nunca tuve la intención de ocultarlo... sólo estaba esperando el momento adecuado para contártelo todo una vez que crecieras. Pero ahora, siento que necesitas saber la verdad...".

"Hace años, tu madre biológica Kimberly y yo éramos mejores amigas...", reveló Amber mientras Johnny lloraba.

Advertisement

"Después de darte a luz, su novio la dejó, y Kimberly luchó sola. Me pidió que cuidara de ti mientras encontraba un trabajo en la ciudad. Meses después conoció a su futuro esposo, que no quería criar al hijo de otro hombre. Tu madre biológica se fue con él y nunca volví a saber de ella".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¡Ella nunca me quiso en primer lugar!", dijo Johnny, apartando sus lágrimas.

"No del todo, cariño", trató de consolar Amber su corazón roto. "¡A veces, los adultos nos vemos obligados a tomar ciertas decisiones difíciles para bien! Supongo que fue el maravilloso plan de Dios el que nos unió por una razón... ¡para darte una madre y darme a mí un hijo cariñoso y precioso! Eras un angelito y no podía imaginarme dejarte ir... ¡así que te adopté! Siempre te amaré como si fueras mío, querido...".

Advertisement

"...¡porque YO SOY TU MADRE!".

Johnny sintió como si la tormenta se hubiera calmado. Se arrojó a los brazos de Amber y se disculpó por haberla defraudado, prometiendo no volver a hacerlo.

"¡Te quiero, mamá! ¿Podemos irnos a casa?", susurró mientras subía al auto y levantaba la ventanilla.

"¡Yo también te quiero, cariño!". A Amber se le saltaron las lágrimas. Abrochándose el cinturón de seguridad, se dio la vuelta mientras conducían por la calle de vuelta a casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Advertisement

Advertisement

Related posts