logo
Hombre sin hogar sentado en la calle | Fuente: Shutterstock
Hombre sin hogar sentado en la calle | Fuente: Shutterstock

"¿Papá?" chico halla a su padre soldado durmiendo en la calle, "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

Marianne Carolina Guzman Gamboa
Nov 15, 2023
05:39 P.M.
Share this pen
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un chico va a un torneo de baloncesto en una ciudad vecina y se encuentra accidentalmente con su padre soldado, que había desaparecido misteriosamente hacía una década. Cuando su padre amnésico no lo reconoce, el chico toma medidas drásticas para ayudarlo a recuperar la memoria.

Advertisement

Un lejano retumbar de truenos estremeció a Donna. Las gotas de lluvia repiqueteaban en las ventanas de su pintoresca casita mientras ella estaba sentada en su sillón, retorciéndose los dedos.

"Vaya, se está haciendo tarde. ¿Dónde está ese chico?", miraba ansiosa hacia la oscura calle.

Cada minuto que pasaba aumentaba la preocupación de Donna. Su nieto, Jamie, de 15 años, aún no había vuelto a casa del torneo intercolegial de baloncesto de la ciudad vecina.

Se le aceleró el corazón cuando se apagaron las luces y, justo cuando encendía una vela en el altar, la puerta principal se abrió de golpe con una ráfaga de viento húmedo y un repiqueteo de pasos empapados de lluvia.

En el umbral estaba Jamie, empapado y temblando. "Santo cielo, muchacho, ¿por qué has tardado tanto?", dijo Donna, corriendo débilmente hacia él, pero se quedó paralizada de asombro.

"¿Keith?", chilló Donna.

"Abuela, encontré a papá en un callejón del pueblo de al lado. Estaba durmiendo en la calle...", dijo Jamie, girándose hacia una sorprendida Donna, que quedó helada al ver a Keith, su yerno desaparecido misteriosamente diez años atrás...

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Encontraste a Keith en la calle?", gritó Donna. "Oh, Keith. Creía que te habíamos perdido. ¿Dónde has estado todos estos años?", dijo Donna, tomando la cara de Keith entre sus manos, incapaz de contener la alegría.

"Abuela... espera... no hagas eso... papá, no se acuerda de nosotros...", tartamudeó Jamie.

Donna no podía creer lo que veían sus ojos cuando Keith no mostró ninguna reacción y se limitó a dar un paso atrás. "Deténgase...¿quien es usted?", le pregunto él, sacudiendo su corazón y su alma.

Jamie ayudo a Keith a ir a la habitación de invitados y le pidió que se limpiara primero. "Si necesitas algo, estoy a un cuarto de distancia. Vuelvo enseguida", le dijo a Keith.

Advertisement

"Jamie, ¿qué está pasando? ¿Por qué no dice nada?", preguntó Donna, en pánico.

"No lo sé, abuela. Lo vi durmiendo en la calle... desaliñado", contó Jamie.

"Me acerqué a él y lo llamé '¿Papá?'... pero me miró y me preguntó '¿Quién eres tú?', lo que me estremeció por completo. Ya no nos reconoce. ¿Qué le pasa? ¿Dónde ha estado todos estos años?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Donna y Jamie cenaron con Keith esa noche. Ninguno habló. Era como si cenaran después de un funeral. Había mucho silencio... y era inquietante.

Tras la cena, Keith no dijo nada y se fue directamente a la cama. Al menos, tuvo la cortesía de mirar a Jamie y decirle un enérgico: "¡Gracias por la cena... y alojamiento!".

Advertisement

El extraño comportamiento de Keith dejó perplejos a Donna y Jamie.

¿Cómo podía Keith, un soldado que amaba a su hijo más allá de los cielos y las estrellas, tratarlo como a un extraño? ¿Cómo podía olvidar la cara con la que siempre había querido despertarse hacía tantos años?

Algo no estaba bien, así que Donna y Jamie decidieron llevar a Keith al hospital al día siguiente y se fueron a dormir. De repente, un grito desgarrador procedente de la habitación de Keith los despertó en mitad de la noche.

"Papá, ¿qué te pasa?", corrió Jamie hacia Keith, que estaba acurrucado en un rincón y actuaba como un paranoico, agarrándose la cabeza.

"¡Detente!", gritó Keith, tapándose la cara como si alguien lo estuviera atacando.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Advertisement

"Papá, no pasa nada... no pasa nada", dijo Jamie, abrazando a Keith. Donna y él se quedaron allí hasta que Keith se durmió. Pasó mucho tiempo antes de que pudiera calmarse y volver a dormirse.

"Abuela, ¿qué le pasa? ¿Papá siempre había sido así? Quiero decir... ¿se había comportado así de raro antes? La última vez que lo vi tenía cinco años... así que no soy capaz de recordar gran cosa", preguntó Jamie a Donna mientras estaban sentados en la sala.

A Donna se le llenaron los ojos de lágrimas. "Keith era una persona distinta cuando tu madre lo conoció", comenzó, haciendo un viaje por el carril de los recuerdos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Hace diez años...

Advertisement

Keith, un soldado encantador y juvenil, había vuelto a su ciudad natal de vacaciones.

Bajo su fachada de soldado, Keith ocultaba una pena persistente. Había perdido a su madre durante el parto, y la muerte de su querido padre hacía apenas un año había dejado un profundo vacío en su corazón.

Era la solemne ocasión del Día de los Caídos, cuando Keith visitaba el cementerio para rendir homenaje a los héroes caídos que lo habían dado todo por su país. Era una tradición que seguía todos los años.

Pero aquel día notó algo inusual cuando vio a una mujer joven con un niño pequeño, de no más de seis años, limpiando todas las tumbas y guardando ramos de flores en cada una de ellas.

A Keith le llamó la atención, así que se acercó a ella.

"Hola, hola", interrumpió Keith nerviosamente a la mujer.

Keith no necesitaba presentación. La mujer comprendió que era un soldado con sólo mirar su uniforme. Y para sorpresa de Keith, ella era la menos interesada en hablar con él.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Advertisement

Keith se sintió un poco ofendido cuando ella lo ignoró. Sólo sentía curiosidad, eso era todo. Pero la mujer le dio la espalda como si estuviera invadiendo su intimidad.

Keith pensó que era la esposa de un soldado fallecido que había venido a rendir homenaje a los héroes caídos, igual que él.

"Siento haberla molestado. Que tenga un buen día, señorita", Keith saludó con la mano mientras la mujer se alejaba. El niño que la acompañaba se dio la vuelta y sonrió mientras Keith saludaba otra vez con la mano y sonreía.

Keith rindió su homenaje a los héroes caídos y se dirigió al otro cementerio cercano, donde descansaba su padre.

Se quedó estupefacto cuando volvió a ver a la mujer, limpiando las tumbas derruidas y encendiendo velas en cada una de ellas. La curiosidad pudo con Keith y se acercó a ella, a pesar de saber que rechazaría sus insinuaciones.

"¿Usted... otra vez?", se levantó la mujer. "¿Me está acosando o algo así, señor?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"¡Eh... no, en absoluto!", dijo Keith disculpándose. "Perdone si he vuelto a entrometerme. Me llamo Keith. Soy soldado".

"No hace falta que me diga que es un soldado, señor. Es evidente".

"¡Ok!", dijo Keith, sonriendo tímidamente. "¡Perdone, está limpiando la tumba de mi padre!".

"¡Oh, lo siento mucho!", se disculpó la señora. "Es que... yo...".

"No pasa nada. ¿Me permite?", dijo Keith, colocando la corona en la lápida, luego permaneció un minuto en silencio, rindiendo homenaje a su difunto padre.

"Soy Evelyn", dijo la señora. "¡Y éste es mi hijo, Jamie!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"Lo siento mucho. No pretendía ofenderte, Keith", dijo ella mientras caminaban por la acera. "Hago esto todos los años. Voy por ahí y limpio las tumbas olvidadas de la gente siempre que tengo tiempo... Me acabo de mudar a esta ciudad hace seis meses...".

"...conservo esas flores y... ya sabes... paso algún tiempo en silencio en los cementerios. Me encanta el silencio de las tumbas. No puede haber nada más pacífico que esto. Me cura el alma".

Keith sonrió. Le parecía una pasión extraña para una mujer joven y hermosa como Evelyn.

"Si no te importa que te pregunte... ¿puedo saber por qué haces esto?", preguntó tímidamente Keith mientras observaba al pequeño Jamie corretear persiguiendo una mariposa.

"Por cierto, ¡tu hijo es adorable!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Evelyn sonrió mientras se acercaba el abrigo y miraba al cielo. "Precioso, ¿verdad? Esas nubes a la deriva por el cielo... ¡como ángeles flotando en el aire!".

"¡A Jamie le encanta mirar las nubes... y distinguir en ellas extrañas formas de perros... elefantes... e incluso mariposas!".

Keith sonrió antes de quedarse gravemente callado. No sabía cómo reaccionar ante todo lo que estaba diciendo Evelyn. No tenía ningún sentido. Y él quería saber más cosas de ella.

"Entonces, ¿qué hace el padre de Jamie?".

Un silencio inquietante envolvió a Evelyn. Las lágrimas brotaron lentamente de sus ojos. "Murió cuando Jamie era pequeño... en un atropello con fuga en moto".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"Oh, lo... lo siento mucho. No pretendía...". Keith compartió sus condolencias y se ofreció a ayudarla en su misión de limpiar las tumbas olvidadas.

"¿Seguro, soldado?", dijo Evelyn, enarcando una ceja y sonriendo. "...porque nadie me lo había preguntado antes. Algunas personas que me ven haciendo esto piensan que limpiar las tumbas de desconocidos es algo extraño. Eso es lo que pensaste incluso tú cuando me viste hacerlo por primera vez, ¿verdad?".

Una tímida sonrisa iluminó el rostro de Keith. "¡Ok, entonces! Todos los martes y miércoles. ¿Trato hecho?". Evelyn asintió mientras la sonrisa de Keith se ensanchaba.

Con el paso de los días, acompañó a Evelyn a cementerios donde lo único que hacían era limpiar y rendir tributo a tumbas de desconocidos. En algún momento, la conciencia de Keith empezó a remorderle, preguntándole qué hacía exactamente en lugar de descansar y relajarse con sus amigos.

Pero se dio cuenta de que había empezado a enamorarse lentamente de Evelyn y sabía que si había alguien que podía hacerle encontrar su propósito en la vida, eran Evelyn y su hijo, Jamie.

Así pues, Keith no estaba dispuesto a arriesgarse a perder el amor que se le presentaba.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

En una de esas visitas, Keith supo que seguía sin obtener respuestas a por qué Evelyn visitaba cementerios de personas al azar y les rendía homenajes. Así que decidió preguntarle, ahora que eran buenos amigos y sabían más el uno del otro.

Pero Evelyn y Jamie no aparecieron el martes siguiente en el cementerio. Keith se puso ansioso y decidió visitarla.

"Hola, ¿sabe dónde vive esta mujer? Me dijo que vivía en este carril... pero no sé su dirección", preguntó Keith al dueño de una tienda, mostrando una foto de Evelyn en su teléfono. "Es mi amiga".

"La casa que hay al final del camino... con un arbolito fuera. Vive allí".

Advertisement

"¡Gracias!". Keith se apresuró hacia la casa de Evelyn. Armándose de valor, llamó a la puerta.

Momentos después, la puerta crujió al abrirse, y el pequeño Jamie estaba al otro lado. Tenía un aspecto inusualmente triste, lo que preocupó a Keith. Unas lágrimas adornaban su rostro, y Keith se puso nervioso.

"¿Jamie? ¿Dónde está tu mamá? Se suponía que se reunirían conmigo en el cementerio, ¿recuerdas?".

El chico no dijo nada y se limitó a entrar mientras Keith lo seguía.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Hola, soy Keith, el amigo de Evelyn", saludó Keith a Donna, la madre de Evelyn, que estaba sentada en la sala. "Nos conocimos en el cementerio... nos conocemos desde hace unas semanas".

Advertisement

"¿Así que tú eres Keith? Mi hija me ha hablado mucho de ti. Encantada de conocerte, Keith".

"Encantado de conocerla a usted también. ¿Dónde está Evelyn? ¿Puedo verla?", dijo Keith, mirando alrededor de la casa.

Una preocupación y una ansiedad indecibles brotaron de los ojos de Donna.

"¿Qué ocurre? ¿Está todo bien? ¿Dónde está ella?".

"Evelyn está en el hospital", reveló finalmente Donna.

El pánico se apoderó de Keith, dejándolo paralizado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Keith corrió al Hospital Municipal, con el corazón latiéndole en el pecho como un pájaro atrapado.

Advertisement

Cuando vio a Evelyn en la sala, lo invadieron el alivio y el miedo, y se quedó sin habla. Las lágrimas le corrían por la cara cuando llegó a su lado. El pitido de los aparatos médicos lo abrumaba de ansiedad, y sólo quería que Evelyn estuviera bien.

Cuando Evelyn abrió los ojos, lo primero que vio fue a Keith.

"¿Keith? ¿Qué haces aquí? C-cómo te...."

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Eh, no pasa nada... no te esfuerces. Necesitas descansar", dijo Keith sujetando con cuidado los hombros de Evelyn mientras la ayudaba a incorporarse.

"Estaba preocupado, Evelyn. Tenía miedo de que te hubiera pasado algo. Casi me provocas un infarto".

Advertisement

Keith quería que Evelyn supiera que no estaba sola en lo que estuviera pasando. Pero no tenía idea de por qué estaba pasando exactamente.

Evelyn sonrió. "La vida me está gastando la mayor de las bromas, Keith. Nada me duele más que el sonido de estas máquinas que pitan... estas paredes de hospital que parecen tumbas... y este silencio inquietante que me recuerda que voy a morir muy pronto".

Un torrente de emociones surgió en el interior de Keith cuando Evelyn pronunció aquellas desgarradoras palabras:

"Tengo cáncer... ninguna fuerza de este mundo puede salvarme. Me estoy muriendo, Keith... me estoy muriendo lentamente".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Los ojos de Keith se llenaron de lágrimas. Se le oprimió el pecho y una agonía se apoderó de él. Su mundo se derrumbó y su corazón se llenó de dolor por la mujer de la que se había enamorado en secreto.

Con el corazón destrozado e incapaz de aceptar la cruda realidad del estado de Evelyn, Keith salió furioso del hospital.

Su corazón empezó a pesarle y sus pensamientos se vieron consumidos por la agonía del inminente destino de Evelyn. Al día siguiente, volvió al hospital con un ramo de rosas rojas y un anillo de pedida de mano.

Keith había decidido vivir su vida con Evelyn, a pesar de los pocos meses que le quedaban de vida.

Mientras avanzaba tembloroso, Keith se encontró con una sala vacía. El pánico se apoderó de Keith cuando una enfermera le dijo que Evelyn ya había sido dada de alta aquella mañana.

Corrió a su casa, pero lo que encontró al llegar lo dejó totalmente destrozado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Advertisement

"¿Quién eres? ¿Qué está pasando?", dijo Keith, acercándose a un hombre que cargaba muebles en un camión.

"Una nueva familia se está mudando aquí, señor. Estamos retirando los muebles viejos", respondió el hombre.

"¿Y la familia que vivía aquí?".

"He oído que se mudan a la ciudad, señor. Han vendido esta casa. Acaban de irse al aeropuerto".

El corazón de Keith se rompió en pedazos cuando se dio cuenta de que Evelyn y su familia se marchaban, escapando de las garras de la vida que una vez conocieron y apreciaron.

Corrió hacia el aeropuerto, decidido a alcanzarla antes de que embarcara en el vuelo y desapareciera de su vida para siempre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Advertisement

"Por favor, tienen que dejarme entrar", suplicó Keith a las autoridades del aeropuerto, que se negaron a dejarlo pasar el control de seguridad.

"Señor, lo sentimos. No podemos permitir que entre sin pasaje ni tarjeta de embarque".

"Por favor, no puedo dejarla marchar. Por favor. Esto es importante. Por favor, intente comprenderlo".

Keith intentó llamar al teléfono de Evelyn. Pero sus llamadas iban directamente al buzón de voz.

El tiempo se agotaba, así que Keith se dirigió al mostrador y compró un pasaje de avión a una ciudad cualquiera que vio en el tablón de información sobre salidas y llegadas. A continuación le permitieron entrar.

Cuando Keith entró tembloroso en la zona de salidas con la tarjeta de embarque en la mano, se le encogió el corazón al ver a Evelyn allí sentada, con lágrimas brillando en los ojos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Advertisement

"Evelyn, por favor, no me dejes", gritó, cayendo de rodillas. "No puedo imaginar mi vida sin ti. Por favor, no te vayas...".

"¿Keith? ¿Qué haces aquí?", preguntó Evelyn, atónita al ver a Keith allí.

"Por favor, no me hagas esto, Evelyn. No puedo perderte".

"Basta, Keith. Hay gente mirando", se enfadó Evelyn. "Deja de hacerte el gracioso. Te mereces algo mejor. Esto no va a pasar, ¿Ok? Tú y yo... nunca podremos estar juntos. Tienes que olvidarme y seguir adelante, Keith. Sólo soy una nube pasajera... sin mañana. La muerte está a mi puerta, esperando para sujetarme con sus lúgubres dedos... No tengo futuro".

"Evelyn, por favor. Me di cuenta de mi propósito en la vida después de verte... después de ver a Jamie. Ahora son como mi familia. No puedo perderlos a los dos...".

"...Los amo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Advertisement

Mientras se anunciaba la salida del vuelo, Keith lloraba como un niño, suplicando a Evelyn que parara.

"Keith, no me habría hecho amiga tuya si hubiera sabido que llegaría este día en la vida de ambos. No puedo quererte... y sabes por qué. No quiero arruinarte la vida dándote falsas esperanzas y morir un día, dejándote en la oscuridad...".

Keith observó con incredulidad cómo Evelyn y su familia desaparecían en la distancia para embarcar en su vuelo. Se le quebró la voz y se le hizo un nudo en la garganta.

"Haría cualquier cosa por estar contigo... por favor, vuelve", cayó de rodillas.

El corazón de Keith se llenó de desesperación mientras observaba cómo el avión se elevaba hacia el cielo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

De vuelta a casa, Keith entró en su casa, sintiéndose derrotado. Tenía la sensación de haberlo perdido todo aquel día.

Pero, para su asombro, encontró las luces de su casa encendidas. Pensando que había un intruso, Keith se apresuró a entrar, sólo para congelarse en lágrimas.

"¿Evelyn? ¿Regresaste... por mí?".

Evelyn se acercó a Keith con los brazos abiertos y los ojos llenos de lágrimas. "No podía tomar ese vuelo, Keith. No después de romperte el corazón. Cancelé el viaje. Quiero estar contigo".

Apartando las lágrimas, Keith se arrodilló, con una cajita de terciopelo en la mano temblorosa. Su voz temblaba de emoción mientras miraba a Evelyn.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"Evie, sé que no te queda mucho tiempo. Pero prometo hacer que cada momento cuente. ¿Quieres casarte conmigo?".

Evelyn asintió y se echó a llorar. Se arrojó a los brazos de Keith.

Una semana después, Keith y Evelyn intercambiaron sus sinceros votos en una pintoresca boda celebrada en un jardín.

"Prometo amarte... apreciar cada momento. Y ser el padre que Jamie se merece", dijo Keith, sellando su compromiso con un apasionado beso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

En los meses siguientes, Keith hizo malabarismos entre su despliegue y llevar a Evelyn a hospitales de toda la ciudad. Se debatía entre el día y la noche para cuidarla y proporcionarle el mejor tratamiento.

Advertisement

Evelyn había perdido la esperanza de vivir y se preparaba mentalmente para su inminente destino cuando un día, Keith se le acercó con una noticia que le hizo llorar.

"Prepárate para vivir todos tus sueños", le dijo mientras ella miraba incrédula.

"Has ganado la batalla contra el cáncer, Evie. Vas a vivir. Vamos a vivir... felices para siempre... con nuestro hijo... ¡con la docena de bebés que planeábamos tener!".

Lágrimas de alegría corrían por sus rostros mientras se abrazaban y soñaban con su futuro juntos. Pero ni Keith ni Evelyn sabían la tormenta que se les venía encima...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Tienes que irte, amor?", preguntó suplicante Evelyn a Keith mientras cargaba su equipaje en la furgoneta. Se marchaba de servicio a un país extranjero.

Advertisement

A Keith le dolía más que a Evelyn. "Volveré pronto, cariño. Cada momento sin ti empezará a parecerme mil años. Pero prometo volver pronto. Cuida de nuestro hijo. Te amo".

Keith se marchó con un beso mientras Evelyn observaba cómo la furgoneta desaparecía en la bulliciosa calle.

Dos meses después, Keith volvió a casa de permiso. Estaba muy contento de reunirse por fin con su esposa y su hijo. Sin embargo, esta alegría pronto se convirtió en una pesadilla cuando Keith entró en su casa, inusualmente abarrotada.

"¿Qué está pasando? ¿Por qué mi casa está abarrotada?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Keith dejó caer su equipaje y se abrió paso entre la multitud. Su corazón se hundió como una piedra cuando vio el cuerpo sin vida de Evelyn en una camilla que cargaban en una ambulancia.

Advertisement

"¡NO!", susurró Keith. "EVIE....".

Corrió tembloroso hacia la ambulancia y sujetó a Jamie, que suplicaba a los paramédicos que lo dejaran entrar en la ambulancia.

"¡Mami! Por favor, déjenme ir... déjenme ir", gemía Jamie. "¡Quiero ir con mamá!".

Keith estaba demasiado conmocionado para consolar al pequeño. Y estaba demasiado conmocionado para mantenerse en pie mientras veía partir la ambulancia con el cadáver de Evelyn.

"¿Qué le pasó a mi esposa?". Keith se abalanzó sobre Donna en busca de respuestas. "Acabo de hablar con ella esta mañana. Me dijo que estaba deseando verme. ¿Qué pasó, Donna? Respóndeme. ¿Cómo murió Evie?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"No sé qué pasó", se le saltaron las lágrimas a Donna. "Jamie y yo habíamos ido a la iglesia. Cuando volvimos a casa, encontramos el cuerpo de Evie tendido en el borde de la escalera".

"Señor Riley, siento su pérdida", se acercó un policía a Keith. "Su suegra y su hijo fueron los primeros testigos presenciales. Así que debemos llevarlos a la comisaría para grabar su declaración".

"...El informe de la autopsia reveló que tu madre se había caído y golpeado la cabeza contra el borde de los escalones. Había muerto debido a una grave pérdida de sangre", terminó de relatar Donna, limpiándose las gafas empañadas.

"¿Y papá? ¿Cómo terminó olvidándose de nosotros... y de mamá?", preguntó Jamie, poniéndose de pie.

"No lo sé, cariño. Keith se quedó con nosotros algún tiempo después de que muriera tu madre. No volvió al ejército. Y luego... desapareció de nuestras vidas. Nunca se puso en contacto con nosotros y no volví a verlo... hasta hoy".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Advertisement

Jamie comprobó que su padrastro estaba bien. Keith estaba profundamente dormido y parecía haberlo olvidado todo sobre los capítulos más importantes de su vida que empezaron a roer a un joven Jamie.

Era incapaz de recomponer el rompecabezas. Sabía que la única forma de resolver el misterio era ayudar a Keith a recuperar la memoria.

Al día siguiente, Jamie y su abuela llevaron a Keith al hospital, donde el médico les explicó el sombrío balance de los años que Keith había pasado en la calle.

"El señor Riley se ha enfrentado a unas circunstancias increíblemente difíciles que no tenemos claras, Jamie", dijo el médico. "Aún no podemos determinar la causa exacta de su pérdida de memoria".

"¿Entonces no recordará nada, doctor?", se preocupó Jamie.

"Así no. Puede que tarde tiempo. Ni siquiera recuerda su nombre. Ocurrió algo que hizo que tu padre perdiera diez años de su vida. Y si alguien puede explicar lo ocurrido, ése es tu padre. Mantente fuerte. Haremos todo lo posible por proporcionarle los cuidados y el apoyo necesarios para que recupere la memoria".

Jamie suspiró decepcionado.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

A medida que pasaban los días y Keith empezaba a recibir tratamiento, Jamie asumió un nuevo papel, uno que nunca había imaginado que asumiría.

El destino había invertido drásticamente sus papeles, y Jamie empezó a cuidar de su padre como si fuera su hijo, a pesar de ser un jovencito.

"Abuela, cuidaremos de él, como él hizo con nosotros", le dijo Jamie a Donna una noche. "No dejaremos que se enfrente a esto solo. Lo ayudaremos a recordarlo todo... por mucho que tarde".

Por los ojos de Donna rodaron cálidas lágrimas. "Eres un joven fuerte, Jamie. Tu padre estaría muy orgulloso de ti".

Jamie sonrió y se dirigió a la habitación de Keith para darle las buenas noches, sólo para descubrir que había desaparecido de la casa.

Advertisement

El miedo invadió a Jamie mientras buscaba frenéticamente a su padre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Abuela, ¿has visto a papá? No está en su habitación", se acercó a Donna.

"¿Qué? Lo acabo de ver sentado en su habitación hace diez minutos. Creía que se había dormido", se asustó.

Buscaron por toda la casa, pero fue en vano. Parecía como si Keith se hubiera vuelto a desvanecer en el aire. Aquello atormentaba a Jamie y a Donna.

"Abuela, espera aquí, ¿Ok? Yo iré a buscar a papá. No se habrá ido muy lejos".

Jamie se adentró en la noche para buscar a su padre. Pronto llegó a un callejón oscuro a tres kilómetros de distancia y vio a su padre de pie, solo, mirando fijamente una pared cubierta de graffiti.

Advertisement

"¿Papá? ¿Qué haces aquí? No es seguro".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Conozco este lugar", murmuró Keith. "No deja de aparecer en mis sueños".

"¿Conoces este lugar?", dijo Jamie, atónito.

"Sí. He visto este lugar en mis sueños... lo veo a menudo".

Jamie se dio cuenta de que el tratamiento de su padre mostraba signos de progreso. No pudo contener su emoción y su curiosidad.

"Papá, ¿recuerdas algo más de esos sueños? ¿Algo en absoluto?".

"No. Pero es como intentar tomar humo con las manos desnudas. Me da un terrible dolor de cabeza cada vez que tengo esos sueños. Son pesadillas".

Advertisement

"Vamos a casa, papá. Tienes que descansar", Jamie llevó a Keith a casa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Con el paso de los días, las pesadillas recurrentes de Keith empezaron a hacer mella en Donna y Jamie. Empezó a gritar: "¡Para! No lo hagas!", en sueños cada dos noches.

No acababan de entender qué le pasaba a Keith.

"Papá, ¿qué te pasa?", dijo Jamie, corriendo al lado de su padre.

Keith se despertó sobresaltado y estaba empapado en sudor. "Es ese hombre... de la máscara. No deja de hacerme daño...".

Donna y Jamie intercambiaron una mirada preocupada y escéptica. "Un hombre... ¿qué tipo de máscara lleva? ¿Le has visto la cara?".

Advertisement

"No... No recuerdo nada más. Sólo esto. Sigue haciéndome daño todas las noches... en mis sueños".

"De acuerdo. Vuelve a dormir, papá. Estoy a tu lado. No dejaré que te pase nada. Duérmete", susurró Jamie mientras ayudaba a su padre a volver a la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Cuando Jamie no pudo seguir viendo cómo su padre luchaba contra su amnesia y sus pesadillas recurrentes, urdió un audaz plan para unir los puntos de la memoria fracturada de su padre.

La noche siguiente, Jamie se acercó a Keith en su habitación. "Papá, estaba pensando en dar un paseo por ese callejón. ¿Me acompañas?".

"No, no voy a ir allí. Es peligroso".

Advertisement

"Papá, confía en mí. No es tan peligroso como crees. La gente va allí a pasear todo el tiempo. Quizá algo te refresque la memoria", Jamie apretó las manos de Keith. "Además, yo estaré contigo. Así que no tienes que preocuparte por nada. Confía en mí, ¿Ok?".

Keith estuvo de acuerdo. Cuando llegaron al callejón, Jamie montó un número con su amigo, recreando los misteriosos sucesos de los sueños de su padre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Papá, ayúdame! Me está golpeando en la cabeza... ¡Papá!", gritó Jamie mientras su amigo, con una máscara espeluznante, fingía un fuerte golpe en la cabeza.

Keith, al ver esto, se apresuró a salvar a su hijo. El amigo de Jamie huyó de la escena como parte de su plan.

Advertisement

"¡Jamie, levántate... Jamie!", gritó Keith, entrando en combate emocional al ver la cabeza de su hijo cubierta de un falso líquido rojo.

Incapaz de soportar la conmoción, Keith se desplomó en el suelo y se desmayó.

"Sr. Riley, ¿está usted bien? Sr. Riley... está en el hospital...", la débil voz del médico resonó en la cabeza de Keith. Su visión borrosa se adaptó al entorno y abrió los ojos lentamente.

"¿Dónde estoy? Dios... Jamie, ¿eres tú... mi hijo?", gritó. "¡Luces muy mayor!".

"¡Papá!", Jamie abrazó a Keith y se echó a llorar.

"Papá, ¿qué te pasó? ¿Por qué desapareciste de nuestras vidas? Creíamos que habías huido tras la muerte de mamá. ¿Qué hacías en la calle?", le preguntó Jamie a Keith para que dijera la verdad.

Un dolor agudo se disparó en las sienes de Keith. Su pasado pasó ante sus ojos mientras lloraba y recordaba aquella fatídica noche que le había costado diez años de su vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Advertisement

Pocos días después de la muerte de Evelyn...

"Sr. Riley, los informes de la autopsia sugieren que su esposa se golpeó la cabeza contra el hormigón", dijo el agente Danny, que se reunió con Keith en su casa.

"¿Estaba embarazada cuando murió?". Los ojos de Keith se humedecieron al leer el informe. "Aquella mañana me dijo que quería decirme algo importante. Estaba muy contenta cuando lo dijo. ¿Así que Evie estaba embarazada... de mi hijo? ¿Iba a decírmelo?".

El policía le dio unas palmaditas en el hombro a un desconsolado Keith y se marchó. Keith estaba muy angustiado y enfadado. Se sentía privado del amor y de la hermosa familia que había construido con su amada Evelyn.

Sin ella, el mundo empezó a sentirse hueco... y oscuro.

Keith emprendió un camino de autodestrucción. El bar Cinco Estrellas que visitaba a diario se convirtió en su segundo hogar. Empezó a beber más allá de sus sentidos. La risa de Evelyn y su ausencia lo perseguían cada día... y cada noche.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Advertisement

La vida para Keith se convirtió en una lucha agónica. No pudo reincorporarse al ejército y perdió todo sentido a su vida.

Su mente, antes aguda y centrada, vagaba ahora sin rumbo a través de una niebla de dolor.

A medida que pasaba el tiempo, Keith albergaba un amargo resentimiento hacia Evelyn por haberlo dejado solo. La quería tanto que empezó a odiarla por amor.

Así que un día, un Keith borracho metió todas las pertenencias de Evelyn en una caja y las tiró al desván. Mientras guardaba sus fotos, tropezó con una caja de fotos. Se le encogió el corazón cuando vio una en la que Evelyn llevaba el caro medallón de diamantes que él le había regalado.

"Evie nunca se quitó ese medallón... pero no estaba en su cuerpo cuando vi cómo se la llevaban en la ambulancia", se quedó helado Keith tras percatarse del peculiar detalle en el que nadie reparó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Corrió a la comisaría, donde su sospecha se hizo más fuerte tras cotejar la foto del cadáver de Evelyn.

Confirmó su peor temor: el medallón de diamantes con el reloj de diseño en su interior había desaparecido.

A Keith se le aceleró el corazón. Condujo hasta su casa y se quedó quieto en la escalera donde encontraron el cadáver de Evelyn.

¿Alguien había robado el medallón? ¿Asesinaron a Evelyn por ese medallón? Tengo que averiguar qué ocurrió... y quién le hizo esa cosa horrible.

En su carrera por atar cabos, Keith se reunió con un viejo amigo, el detective Roger.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"Rog, necesito tu ayuda. Creo que le pasó algo a mi esposa... algo de lo que la policía no se ha dado cuenta. No quiero acudir a la policía. Quiero averiguarlo por mi cuenta. ¿Me ayudarás?".

El detective Roger accedió, y Keith le enseñó fotos de Evelyn llevando el medallón.

"Es un medallón de diamantes único y caro. Toca una música melodiosa cuando lo abres", dijo Keith mientras Roger lo miraba más de cerca. "Creo que alguien lo robó... y sospecho que mataron a mi esposa por este medallón".

"No te preocupes, amigo. Lo investigaré. Encontraremos al canalla que le hizo esto a tu mujer y llegaremos al fondo del asunto".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Días después, el detective Roger se puso en contacto con Keith con un gran avance.

"Keith, ¡encontré el medallón! Lo vendieron en una casa de empeños, tal como sospechabas. Eso es, amigo. ¡Nos estamos acercando! Reúnete conmigo en la casa de empeños de la calle Mayor".

"Un hombre vendió este medallón por cinco mil dólares hace unos días", confesó el dueño de la casa de empeños.

"¿No sabe que aceptar objetos ilegales y robados es un delito? ¿Le enseñó el recibo de este medallón?". La sombría voz del detective Roger sobresaltó al prestamista.

"No... yo... le dije que no podía aceptarlo. Pero dijo que estaba dispuesto a venderlo por un valor menor. Examiné el medallón y descubrí que valía cientos de miles de dólares. Cerré el trato con él por cinco mil dólares".

"¿Vino otra vez? ¿Sabe su nombre?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Advertisement

"Me temo que no".

Al estar tan cerca de resolver el misterio, Keith volvió al punto de partida. Pero no perdió la esperanza.

"Muy bien. Ahora mire, señor. Si ese tipo vuelve a vender algo más, se pone en contacto con nosotros, ¿me oye?", advirtió al dueño de la casa de empeños.

Unos días después, Keith recibió una llamada. "Señor, el tipo... está aquí, en mi tienda. Le dije que esperara. Por favor, venga rápido", informó a Keith el dueño de la casa de empeños.

Keith se apresuró a ir a la casa de empeños aquella tarde. Se produjo una frenética persecución mientras corría tras el hombre misterioso por las sinuosas calles.

"¡Alto! No puedes escapar... vas a pagar por lo que le hiciste a mi esposa", gritó Keith cuando el hombre se detuvo y jadeó, sujetándose las rodillas en el oscuro callejón cubierto de graffiti.

"¿Por qué mataste a mi esposa?". Keith se acercó al hombre, mostrándole el medallón.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

Las cosas tomaron un cariz siniestro cuando el tipo se quitó la capucha y se puso la máscara.

"De nada sirve que te cubras ahora, granuja. Te vi la cara", ladró Keith. "¿Qué le hiciste a mi esposa? ¿Cómo murió? Voy a llamar a la policía ahora mismo".

"No lo hice intencionadamente. Sólo quería el medallón... pero tu esposa montó una escena... y amenazó con llamar a la policía...".

Antes de que Keith pudiera obtener todas las respuestas a sus preguntas, sintió un golpe brutal en la cabeza. Se le entrecortó la voz mientras gemía de dolor y caía al suelo con un fuerte golpe.

"¡Detente!", Keith se estremeció, luchando por respirar.

Pero otro golpe seco le dio en la nuca, y todo se desvaneció para Keith.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Advertisement

"Me desperté en este hospital, Jamie", relató Keith su angustiosa experiencia tras el ataque.

"No recordaba quién era. Ni siquiera sabía mi nombre. No tenía adónde ir. Un día, subí a un autobús que me llevó a la siguiente ciudad... y viví en las calles de allí... donde me encontraste".

El corazón de Jamie se llenó de tristeza. Abrazó a su padre y le susurró una promesa. "Encontraremos a ese canalla que les hizo esto a mamá y a ti, papá. Te prometo... que no descansaremos hasta encontrarlo".

En cuanto Keith recibió el alta del hospital, visitaron la casa de empeños.

"Me acuerdo de ti, joven. Estuviste aquí antes", el dueño de la casa de empeños señaló a Keith.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Advertisement

"Ahora lo recuerdo todo, señor. Sé que han pasado diez años. Pero vine a preguntar si ese hombre misterioso había vendido algún otro objeto robado. ¿Vino aquí después?".

El dueño de la casa de empeños pensó un rato y recordó un detalle importante.

"Bueno, hace unos diez años que no veo a ese tipo. Pero entonces sí que vino aquí para vender una cadena de oro. ¿Recuerdas que te llamé para informarte de que estaba en mi tienda? Dijo que necesitaba el dinero para salvar a su esposa en el hospital cercano...".

"...Pero ni tú ni ese tipo aparecieron después de aquello. Lo último que recuerdo... es que lo perseguías, ¿verdad? Aún no puedo olvidar cómo salió corriendo de mi tienda. Y todavía no puedo olvidar tu cara... y la forma en que lo perseguiste".

Keith y Jamie intercambiaron una mirada. Sabían que tenían una pista crucial.

"¿Qué hospital era? ¿Mencionó su nombre?".

El dueño de la casa de empeños negó con la cabeza. "No recuerdo el hospital. Nunca me dijo su nombre. Pero que yo sepa, sólo hay un hospital cerca... está a diez minutos en auto desde aquí".

La búsqueda de respuestas se intensificó cuando Keith y Jamie subieron a un taxi para ir al hospital, con la esperanza de encontrar pistas entre los historiales de los pacientes de hace diez años.

Advertisement

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"La tía de mi amigo trabaja en ese hospital, papá. Quizá ella pueda ayudarnos a rebuscar en los historiales", dijo Jamie.

Mientras comprobaban los registros con escaso éxito, los propios recuerdos de desesperación de Keith lo empujaron a dar un paso audaz.

"¿Recuerdas lo que nos dijo el dueño de la casa de empeños? El tipo estaba desesperado por salvar a su esposa, Jamie... Yo también he pasado por eso. Es lo que sentí cuando luché emocionalmente día y noche para salvar a tu madre del cáncer".

Keith se apresuró a hablar con el médico que tal vez recordara a la paciente cuyo esposo estaba tan desesperado por salvarle la vida.

Advertisement

"Doctor, había un hombre cuya esposa se estaba muriendo. La ingresaron en este hospital hace diez años", se acercó Keith al médico. "Probablemente era pobre. Pero haría cualquier cosa por salvarla. ¿Se acuerda de él?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

El médico se quedó pensativo un rato. "No recuerdo nada concreto. Y de hace diez años... bueno, no recuerdo...".

"...Oh, espera... Recuerdo un caso peculiar como ése", dijo, enarcando una ceja.

"Su esposa sufría del corazón y necesitaba una operación urgente. Montó un escándalo en el hospital, diciendo que haría lo que fuera por salvarle la vida. ¿Por qué lo preguntas?".

"Doctor, intento encontrar algo relacionado con la muerte de mi esposa. ¿Podría facilitarme su dirección?". Keith siguió presionando, con voz urgente y desesperada.

Advertisement

El médico hizo una excepción a pesar de que la política del hospital prohibía compartir los datos de los pacientes. "No debería hacer esto... pero aquí tienes la dirección, ya que dijiste que es importante".

Una hora más tarde, Keith y Jamie llegaron a una casita modesta y destartalada en las afueras de la ciudad. Vieron a una mujer arrancando remolachas en el jardín. Una niña jugaba cerca y se escondió tímidamente detrás de su madre cuando vio a Keith y Jamie.

La incertidumbre llenó el aire cuando se acercaron a la mujer.

"¿Sarah?", dijo Keith.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Sarah se sintió sorprendida por la presencia de extraños. "Cariño, entra. Ve... ahora...", indicó a su hija pequeña que entrara y se escondiera.

Advertisement

A Keith y Jamie les pareció sospechoso su comportamiento.

"¿Cómo sabes mi nombre? ¿Quién eres?".

"Sarah, necesitamos respuestas. Háblanos de este medallón", Keith sujetó con firmeza una foto de Evelyn con el medallón de diamantes.

La visión del medallón drenó el color de la cara de Sarah.

"¿De dónde lo sacaste?", preguntó nerviosa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Ese medallón era de mi esposa... la misma a la que tu esposo se lo robó y... mató", se quebró Keith.

Sarah no pudo contener las lágrimas e invitó a Keith y Jamie a entrar en su casa. "Ahí, ése es mi ex esposo, Scott", señaló una fotografía de su marido en la pared.

Advertisement

Cuando Keith se acercó y miró, su ira aumentó. Sentía como si le fueran a estallar las venas. Estaba hirviendo de rabia y alimentado por los recuerdos de aquella fatídica noche.

"¡Es él! Ese es el hombre que me derribó... que mató a mi esposa... y arruinó mi vida. Quien convirtió mi vida en un infierno".

"¿Dónde está?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Las lágrimas brotaron de los ojos de Sarah al revelar la dolorosa verdad sobre las acciones desesperadas de su esposo.

"Scott no era un ladrón", dijo. "Perdió su trabajo... y no teníamos dinero para mi operación de corazón".

"Recurrió a medidas desesperadas para financiar mis gastos médicos. Recurrió a entrar en casas ajenas y robar objetos caros para salvarme la vida. No tenía idea de que lo hacía hasta que... un día encontré este medallón en su bolsillo y me enfrenté a él".

Advertisement

"Me dijo que iba a vender el medallón que había robado para salvarme. Prometió que no volvería a hacerlo. Prometió que cambiaría... No tenía idea de que Scott había matado a tu esposa y le había robado este medallón".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Trágicamente, la vida de Scott había dado un giro distinto pocos días después de la muerte de Evelyn. Sarah reveló que había muerto, y su cuerpo fue recuperado cerca de las vías del tren, junto al callejón cubierto de graffiti.

"Scott... nunca tuvo la oportunidad de cambiar", lloró Sarah.

Sacó el medallón de diamantes de una cajita de madera que había en el cajón. "La policía lo encontró en el bolsillo de Scott... y me lo devolvió, pensando que era mío. Lo he guardado a buen recaudo desde entonces...".

Advertisement

"...Mi tío lejano pagó mi operación. Después seguí adelante con otro hombre. Ésa es mi hija, Lia".

A pesar del enfado inicial de Keith, su mirada se suavizó cuando miró a la hija pequeña de Sarah. El hombre responsable de su pérdida ya no estaba vivo. Y pensó que no tenía sentido castigar a Sarah y a su hijita por los errores de Scott.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Keith unió los puntos y se dio cuenta de que Scott había muerto la misma noche en que lo había atacado y huido del callejón, sucumbiendo a un accidente con fuga mientras cruzaba las vías del tren.

Keith y Jamie salieron de casa de Sarah con el medallón, invadidos por una sensación de satisfacción. Sintieron como si se hubieran quitado un gran peso de encima. Ahora Evelyn descansaría en paz... y su asesino recibiría su merecido.

Advertisement

Al día siguiente, Keith y Jamie visitaron la tumba de Evelyn con flores y velas.

"Papá, empezaré por las de ese rincón, ¿Ok? Iré a buscar las flores y las velas al camión", dijo Jamie mientras Keith sonreía.

"A Evie le habría encantado esto. Tenía un corazón para estas almas olvidadas", se le saltaron las lágrimas mientras padre e hijo empezaban a limpiar las tumbas olvidadas, honrando la pasión que los unió a todos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Un esposo insulta constantemente a su esposa sin trabajo por no hacer nada en casa. Un día, ella desaparece, y él encuentra una nota escalofriante que dice que se la llevaron en una ambulancia. Esta es la historia completa.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Advertisement

Advertisement

Related posts